sábado, 26 de abril de 2014

¿Qué nos importan?

Vamos aprendiendo que lo que nos pareció gravísimo llegará un día en que nos resulte neutro, sólo un hecho, sólo un dato. Que la persona sin la que no podíamos estar y por la que no dormíamos, sin la que no concebíamos nuestra existencia, de cuyas palabras y de cuya presencia dependíamos día tras día, llegará un momento en que ni siquiera nos ocupará un pensamiento, y cuando nos lo ocupe, de tarde en tarde, será para un encogimiento de hombros, y a lo más que alcanzará ese pensamiento será a preguntarse un segundo: '¿Qué se habrá hecho de ella?', sin preocupación ninguna, sin curiosidad siquiera. ¿Qué nos importa hoy la suerte de nuestra primera novia, cuya llamada o el encuentro con ella esperábamos anhelantemente? ¿Qué nos importa, incluso, la suerte de la penúltima, si hace ya un año que no la vemos?
¿Qué nos importan los amigos del colegio, y los de la Universidad, y los siguientes, pese a que giran en torno a ellos larguísimos tramos de nuestra existencia que parecían no ir a terminarse nunca? ¿Qué nos importan los que se desgajan, los que se van, los que nos dan la espalda y se apartan, los que dejamos caer y convertimos en invisibles, en meros nombres que sólo recordamos cuando por azar vuelven a alcanzar nuestros oídos, los que se mueren y así nos desertan? 

18 comentarios:

Espérame en Siberia dijo...

Fragmento de "Los enamoramientos", de Javier Marías.
Fotografía de Nirav Patel.


Besitos y cariños a todos. Los quiero.

Imaginate a vos mismo dijo...

Gente que pasa por nuestras vidas, algunas permanecen y otras... otras solo pasan...

Saluditos ♥

hiro dijo...

Hay gente del pasado que querrías recuperar, y otra que ya están bien en el olvido. Aunque gracias -o por culpa de- Facebook a veces sea imposible...

Besos :)

Tracy dijo...

Esa es la relatividad que pone el tiempo en los sentimientos.

PATRICIA PALLERES dijo...

Es importante no olvidar los que dejaron su huella!

raúl dijo...

hay dos elementos fundamentales que posibilitan que lo imprescindible deje de serlo, por completo, incluso: la distancia y el tiempo

chalyvera@gmail.com dijo...

La vida y sus quehaceres. El amor y sus amores.Todo eso nos lleva al olvido
De todos aquellos que siempre creíamos que vivirían en nuestro corazón y en nuestro recuerdo.

Besos

dEsoRdeN dijo...

como he oído hoy, la vida es como un tren en el que van subiendo y bajando pasajeros constantemente...

Gabriela dijo...

todo va y vuelve, y si no vuelve a tu recuerdo, el olvido va dejando espacio para nuevas cosillas....

Evita dijo...

Ya quisiera yo olvidar Pronto!

Darío dijo...

Javier es mi escritor preferido, sus reflexiones bordean la ironía y la nostalgia, te dejan pensando. Para algunos es un escritor muy espeso, yo creo que leerlo es también abismarnos un poco adentro nuestro. Un abrazo.

V.M. dijo...

Nada como el tiempo para darnos cuenta de que nada es tan importante como un día lo pensamos...

Willow Hope dijo...

"los enamoramientos" menuda pieza de arte. si al final, todos somos unos narcisistas. solo importa el dolor de ahora, y cuando pasa, ni la fuente recordamos.
un beso

Sonsoles dijo...

Tengo el libro, pero es q ese autor no me termina de convencer y eso q todo el mundo q le ha leído dice lo contrario... seré rara?
Besos

Diana Montoya dijo...

Me encantaria poder tener mi blogg como el tuyo... si puedes darme unos consejos para poder lograrlo seria de gran ayuda.

Dream dijo...

Todo es cuestión de tiempo, lo que tiene que pasar pasa, lo que tiene que quedar, se queda.

Buenísimo!

Rive Gauche dijo...

Creo que alguna vez sí pensamos en gente que pasaron por nuestra vida y nos importó, y nos preguntamos que sera de ella o por donde andará..., por los que dejaron huellas negativas..., me importan bastante menos

Rita dijo...

"Todas nuestras penas leves cuánto duelen, cada día un poco más" dice una canción.

Siempre he dicho que los sentimientos no tienen memoria, en el sentido que uno puede recordarlos o evocarlos, pero nunca volver a sentirlos, y por eso lo importante sin duda es el ahora.

La gente viene y va... al final sólo nos tenemos a nosotros mismos.