jueves, 26 de octubre de 2017

Disfraz del cielo


Ojalá siempre fuera el mes de octubre. 
Siempre he dicho que si tuviera que hacer un regalo que fuera una palabra ésta tendría que ser la palabra ojalá.

Ojalá octubre.
La felicidad. Qué es, quién la siente, cómo se conserva. De dónde viene, pero ojalá se repita. Un mes perfecto, una vida que no se rompa por las puntas, como los carteles. Ojalá. Nadie la tiene. Nadie la ha tenido. La felicidad.

martes, 24 de octubre de 2017

Teatro irrepresentable


Un barco, como todos los barcos, con señoras que se cambian ocho veces al día de vestido y caballeros que se aprietan el nudo de la corbata al mirarlas.
Cinco días más, y tierra en el horizonte. La ve una acercarse desde cubierta, azotada por el viento. El corazón quiere salirse del pecho; el viento intenta arrebatarnos el sombrero: hay que sujetarse el sombrero o el corazón. 
Y se sujeta una el sombrero, claro.

domingo, 22 de octubre de 2017

Dejen cantar a las sirenas


La mar en calma.
De pronto, esa visión que parece la de un alma serena recibe la visita del tiempo, o del dolor, o de la muerte. Y entonces el mar impone su poder de metáfora y deja al hombre solo con su dolor y con su melancolía.
Escribir es tocar el mar cuando se quema.

jueves, 19 de octubre de 2017

Un libro, una travesía


Érase una vez un libro, una travesía; palabras que eran dagas y bálsamo a la vez.
Érase que se era una biblioteca que curaba todas las heridas, de principio a fin, por los siglos de los siglos. 

Brindemos por las historias que nos hacen zarpar nuevos mares.

martes, 17 de octubre de 2017

Rupi Kaur

Envío mi amor a tus ojos. Que siempre vean bondad en las personas. Y que siempre practiques la amabilidad. Que nos veamos como uno. Que podamos estar enamorados de todo lo que el universo tiene para ofrecer. Y que siempre permanezcamos así. Enraizados. Nuestros pies plantados firmemente en la tierra.

domingo, 15 de octubre de 2017

Enchantment


Nada como el amor para mostrar cuántos seres distintos pueden habitar bajo nuestra piel.

jueves, 12 de octubre de 2017

De nuevo, el amor



Escribió:


Anhelo físico. Me han envenenado. Lo juro. En Del Amor, de Stendhal, una joven inesperadamente enamorada cree que la han envenenado. Y así es, en efecto. A mí también. Algún médico de Estados Unidos me curará de estar enamorada. Es algo químico, dirá él.


Escribió:

Si un médico me dijera: Padece una enfermedad y tendrá que vivir el resto de su vida con un dolor en el pecho, lo soportaría. Le diría: Muy bien, tendré que acostumbrarme a vivir con un dolor en el pecho. La gente vive con brazos cortados, o paralizados de cintura hacia abajo. Por tanto, ¿estoy dándole demasiada importancia a una jaqueca?


Escribió:

Me sería fácil tirarme desde un precipicio o de lo alto de un edificio para acabar con esto. La gente que se mata por amor lo hace porque no puede soportar el dolor. El dolor físico. Nunca hasta ahora lo había comprendido. El corazón roto. Pero, ¿por qué una aflicción sentimental se manifiesta como una angustia física? Realmente es algo muy extraño.

lunes, 9 de octubre de 2017

La llegada de la noche


¿Ustedes son los mismos desde el temblor? 
En mí es como si algo estuviera roto, hay piezas fuera de lugar. 

El estado de alerta me ha desgastado tanto los nervios que de pronto el piso se mueve, una pared cruje, juro escuchar a lo lejos la alarma. 
No perdí nada, no me falta nadie, y aún así a veces mi tranquilidad se desmorona, sobre todo por las noches: me asusta soñar, descuidar lo que protejo con ilusión durante el día.

Las historias que leo debo repasarlas al menos tres veces porque no me concentro pero las imágenes de lo vivido quedaron guardadas dentro de mí y, por más que lo intento, no se borran.
Debe ser porque después de atender la emergencia a todos nos sacudió el miedo y la culpa de volver a una rutina fuera de toda normalidad. 


Poco a poco hay que atrevernos a hablarlo, re-conectándonos con nuestra gente: yo me he propuesto volver a abrazar a los amigos y decirles lo mucho que los quiero, platicar largo y tendido con mamá, darle muchos más besos a Pablo.
Pero hay días en los que doy pasos en falso, sin lograr nada. Me siento petrificada. 

Desde el 19 de septiembre el tiempo dejó de avanzar de manera lineal, y hemos vuelto a ser criaturas que tememos la llegada de la noche.




domingo, 1 de octubre de 2017

En noches como la de hoy


Benditas palabras,
bendito papel,
bendita tu piel
y la tinta,
y las letras,
y las de tu nombre;
cómo se esparcen en mi boca,
cómo se derraman por los recuerdos,
cómo sonríen en tu ausencia,
cómo asesinan a la soledad.

jueves, 28 de septiembre de 2017

Cuando no sabes que miro


Desde la alta hierba
hasta el borde del patio asfaltado
te veo escrutarme

te veo cuando no sabes que miro
y cada mirada que robo
le añade un día a mi vida

últimamente eres más fácil de atrapar
o es que me estoy volviendo viejo
últimamente eres más fácil de atrapar