sábado, 19 de mayo de 2018

Viajero sobre suelo encantado


¿
Quién no ha vagado por las calles sin rumbo, 
con ojos anhelantes, como un espía secreto del amor?
¿Quién no ha buscado entre la multitud, con mirada furtiva,

una belleza nueva -dulce, rara, orgullosa-,
una criatura deslumbrante cuya imagen divina
colmara el alma de placer repentino?

(...) Misterios que se pierden en misterios.


He comprendido que por fin he llegado

al hogar hace tiempo destinado a mi espíritu,
el puerto amable en cuyo seno
dormirán mis deseos marineros
y todos mis dolores y dudas se habrán ido:
¡al fin! ¡al fin hallado todo lo buscado!

martes, 15 de mayo de 2018

El amor es simple

Cuan extraño es sentir cómo el hilo que de nosotros surge se adelgaza y avanza cruzando los nebulosos espacios del mundo que entre nosotros media.
Se ha ido. Aquí estoy, en pie, con su poema en la mano. Entre él y yo media el hilo. (...)
Con qué satisfacción cierro las ventanas y me niego a recibir otras presencias. Con qué satisfacción advierto que, de los oscuros rincones en que se refugiaron, vuelven esos desastrados huéspedes, esos parientes a los que él con su superior poder obligó a ocultarse. Los burlones y observadores espíritus que, incluso en la crisis y la vacilación del momento, se mantuvieron vigilantes, vuelven ahora en rebaño al hogar.
Con su ayuda soy Bernard, soy Byron, soy esto y lo otro. (...) Sí, puesto que yo soy más de un yo, más de lo que cree 
Neville.

No somos tan simples como nuestros amigos quisieran para satisfacer sus necesidades. Sin embargo, el amor es simple. 

domingo, 13 de mayo de 2018

Serenata india

I

V
engo de soñar contigo
en el primer dulce dormir de la noche
cuando los vientos respiran suave
y las estrellas relumbran brillantes:
Vengo de soñar contigo
y un espíritu en mis pies
me ha llevado -¿quién sabe cómo?-
a la ventana de tu cuarto,
¡dulce!
II
Los aires vagabundos se desvanecen
sobre lo oscuro, la corriente silenciosa,
los aromas de Champak caen
como dulces pensares en un sueño.
La queja del ruiseñor
muere sobre su corazón
como yo sobre el tuyo
¡Oh, amado como tú lo eres!
III
¡Oh elévame de la hierba!
¡Muero!, ¡desmayo!, ¡caigo!
Deja que tu amor en besos llueva
sobre mis párpados y labios pálidos.
Mi mejilla es fría y blanca, ¡ay!
Mi corazón late alto y rápido,
¡oh! apriétalo contra el tuyo de nuevo
donde al final se romperá.

domingo, 1 de abril de 2018

Movimiento


Somos una especie en viaje,
no tenemos pertenencias sino equipaje.

Vamos con el polen en el viento,
estamos vivos porque estamos en movimiento.

Nunca estamos quietos, somos trashumantes;
somos padres, hijos, nietos y bisnietos de inmigrantes.

Es más mío le que
sueño que lo que toco.

miércoles, 28 de marzo de 2018

Fragilidad

Somos seres frágiles

        j u g a n d o 
      
                               a ser

  n
    v 
      e
        n
          c
            i
             b
               l
                 e
                   s

lunes, 26 de marzo de 2018

La luna


Hay tanta soledad en ese oro.
La luna de las noches no es la luna
que vio el primer Adán. 
Los largos siglos
de la vigilia humana la han colmado
de antiguo llanto. Mírala. Es tu espejo.

jueves, 15 de marzo de 2018

El arte de perder

No es difícil adquirir el arte de perder:
hay tantas cosas empeñadas en
perderse, que su pérdida no importa.
Pierde algo cada día, acepta el río
de llaves que se pierden, 
horas malgastadas.

No, no es difícil adquirir el arte de perder.
Practica entonces perder más, más rápido:
nombres, lugares, ¿para dónde ibas?
Ninguna de estas cosas es desastre.
Perdí el reloj de mi madre, 
y -fíjate- la última o la penúltima 
casa querida que tuve.
No, no es difícil adquirir el arte de perder.
Perdí mis dos adoradas ciudades, 
e incluso algunos sitios de los que era dueña, 
dos ríos, un continente.

Los echo de menos, pero no es un desastre.
Incluso si te pierdo a ti 
(tu voz bromista, esos gestos que adoro) 
no habré mentido. 

martes, 13 de marzo de 2018

Soledad

Soledad,
aquí están mis credenciales
vengo llamando a tu puerta
desde hace un tiempo.

Creo que pasaremos
juntos temporales,
propongo que tú y yo
nos vayamos conociendo.

Ya pasó,
ya he dejado que se empañe
la ilusión de que vivir es indoloro.

Qué raro que seas tú
quien me acompañe, 
soledad,
a mí que nunca supe bien
cómo estar solo.

domingo, 11 de marzo de 2018

Sabiduría barata

Yo soy todo lo que he sido, 
todo lo que pude ser. 
No tengo nada que enseñarte, 
no tengo nada que esconder. 

Ya subí mil escaleras, 
y sigo en el primer nivel. 
Ya he tocado fondo, 
ya no me va a doler. 

Veo
ahora entiendo lo que me decía el pecho
y es verdad. 

No me quejo
no quiero lo que falta
quiero lo que tengo
para dar.

domingo, 25 de febrero de 2018

Último brindis


Lo queramos o no
sólo tenemos tres alternativas:
el ayer, el presente y el mañana.

Y ni siquiera tres
porque como dice el filósofo
el ayer es ayer
nos pertenece sólo en el recuerdo:
a la rosa que ya se deshojó
no se le puede sacar otro pétalo.

Las cartas por jugar
son solamente dos:
el presente y el día de mañana.

Y ni siquiera dos
porque es un hecho bien establecido
que el presente no existe
sino en la medida en que se hace pasado
y ya pasó
como la juventud.

En resumidas cuentas
sólo nos va quedando el mañana:
yo levanto mi copa
por ese día que no llega nunca
pero que es lo único
de lo que realmente disponemos.