domingo, 20 de julio de 2014

Colibrí

Vamos a suponer que digo verano,
escribo la palabra “colibrí”,
la meto en un sobre,
y la llevo colina abajo
hasta el buzón. Cuando abras
mi carta recordarás
aquellos días y cuánto,
cuantísimo, te quiero.

lunes, 7 de julio de 2014

Recuerden:


Cuando tiene que decidir el corazón, es mejor que decida la cabeza.

domingo, 22 de junio de 2014

Dicen por ahí

Un hombre soñado por Shakespeare dijo que estamos hechos de los sueños de un corazón que aún no despierta. 

lunes, 9 de junio de 2014

CorazoNadas


T
ú y yo somos entonces sombras reflejadas en la gran cámara oscura de este mundo -dijo el joven-. Y si somos sombras, reflejos de otros seres, ¿te estoy amando allá de una forma más perfecta y plena que aquí? No lo creo. 

miércoles, 4 de junio de 2014

¡Lo logramos!


Las metas son para ser compartidas con la gente que más quieres. Por eso, y por muchos otros motivos, les comparto que esta misión ha sido cumplida.
¡Celebremos!

miércoles, 28 de mayo de 2014

Me acuerdo


Al verte, sí, me acuerdo.
No importa de qué, de quién: me acuerdo.
La piel es un viento sólido
que comunica por adentro y afuera
con la piel.

miércoles, 21 de mayo de 2014

Puede que


Somos dos corazones que no saben qué hacer con su herida.

lunes, 19 de mayo de 2014

Los malos libros

La historia de un libro es secreta, como los laberintos del corazón. Cada línea es un hilo de Ariadna que lejos de llevarnos fuera nos adentra en su interior. Claro, salvo en los malos libros. 

lunes, 12 de mayo de 2014

Legendary

Una vez Robin Williams me abrió la puerta de un mall en Vancouver: ¿ya puede estar mi nombre en Wikipedia?

domingo, 4 de mayo de 2014

El té

Por evidente desconocimiento de las propiedades de dicho brebaje, contaré lo que le ocurrió a un hombre que vivía en Benaviene. Sucede que este sujeto caprichoso solía pedirle a su esposa que le sirviera, cada tarde, una taza de té. La mujer, que atribuía la excentricidad de la petición a la vena que hacía tiempo había reventado en la cabeza del marido, le entregaba una taza llena de agua con sal. Una tarde en que la cortesía se había visto contraída, ante la petición acostumbrada, la mujer le exigió a su marido que dejara de molestar y saliera a buscar su té en algún lugar que, por atender la cortesía lingüística, me abstendré de mencionar. 

Ante esto, el hombre cogió su abrigo y salió por la puerta. 

Muchos años tardó la mujer en tener noticias de su marido. Éstas llegaron en una postal que provenía de Londres y que anunciaba, con letras discretas, lo siguiente: "He perdido el camino, hoy no llego a cenar". 

sábado, 26 de abril de 2014

¿Qué nos importan?

Vamos aprendiendo que lo que nos pareció gravísimo llegará un día en que nos resulte neutro, sólo un hecho, sólo un dato. Que la persona sin la que no podíamos estar y por la que no dormíamos, sin la que no concebíamos nuestra existencia, de cuyas palabras y de cuya presencia dependíamos día tras día, llegará un momento en que ni siquiera nos ocupará un pensamiento, y cuando nos lo ocupe, de tarde en tarde, será para un encogimiento de hombros, y a lo más que alcanzará ese pensamiento será a preguntarse un segundo: '¿Qué se habrá hecho de ella?', sin preocupación ninguna, sin curiosidad siquiera. ¿Qué nos importa hoy la suerte de nuestra primera novia, cuya llamada o el encuentro con ella esperábamos anhelantemente? ¿Qué nos importa, incluso, la suerte de la penúltima, si hace ya un año que no la vemos?
¿Qué nos importan los amigos del colegio, y los de la Universidad, y los siguientes, pese a que giran en torno a ellos larguísimos tramos de nuestra existencia que parecían no ir a terminarse nunca? ¿Qué nos importan los que se desgajan, los que se van, los que nos dan la espalda y se apartan, los que dejamos caer y convertimos en invisibles, en meros nombres que sólo recordamos cuando por azar vuelven a alcanzar nuestros oídos, los que se mueren y así nos desertan? 

sábado, 19 de abril de 2014

Amor a primera vista

Todo principio
no es más que una continuación,
y el libro de los acontecimientos
se encuentra siempre abierto a la mitad.

miércoles, 16 de abril de 2014

Los enamoramientos

Sí, todos somos remedos de gente que casi nunca hemos conocido, gente que no se acercó o pasó de largo en la vida de quienes ahora queremos, o que sí se detuvo pero se cansó al cabo del tiempo y desapareció sin dejar rastro o sólo la polvareda de los pies que van huyendo, o que se les murió a esos que amamos causándoles mortal herida que casi siempre acaba cerrándose. No podemos pretender ser los primeros, o los preferidos, sólo somos lo que está disponible, los restos, las sobras, los supervivientes, lo que va quedando, los saldos, y es con eso poco noble con lo que se erigen los más grandes amores y se fundan las mejores familias, de eso provenimos todos, producto de la casualidad y el conformismo, de los descartes y las timideces y los fracasos ajenos, y aún así daríamos cualquier cosa a veces por seguir junto a quien rescatamos un día de un desván o una almoneda, o nos tocó en suerte a los naipes o nos recogió de los desperdicios; inverosímilmente logramos convencernos de nuestros azarosos enamoramientos, y son muchos los que creen ver la mano del destino en lo que no es más que una rifa de pueblo cuando ya agoniza el verano. 

lunes, 14 de abril de 2014

Peregrinación

Los corazones humanos no se unen sólo mediante la armonía. Se unen, más bien, herida con herida. Dolor con dolor. Fragilidad con fragilidad. 

sábado, 12 de abril de 2014

Parábola

Ciertos pescadores sacaron del fondo una botella. 
Había en la botella un papel, y en el papel estas palabras: "¡Socorro!, estoy aquí. El océano me arrojó a una isla desierta. Estoy en la orilla y espero ayuda. ¡Dense prisa. Estoy aquí!"

-No tiene fecha. Seguramente es ya demasiado tarde. La botella pudo haber flotado mucho tiempo, dijo el pescador primero.

-Y el lugar no está indicado. Ni siquiera se sabe en qué océano, dijo el pescador segundo.

-Ni demasiado tarde ni demasiado lejos. La isla Aquí está en todos lados, dijo el pescador tercero. 

El ambiente se volvió incómodo, cayó el silencio. Las verdades generales tienen ese problema.