martes, 24 de mayo de 2016

Paraíso


Cuando era niña me contaron una historia de amor en donde un hombre se convertía en ave. Yo tuve miedo de creer en esa historia con la que me dormía noche tras noche. Y he andado con la cabeza suavemente en los días.
Es tan dócil lo que quiero decirte, porque sólo conozco el paraíso polvoriento, donde bicicletas se oxidan por el odio del sol, arrastrando el huesillo de los niños que un día serán hombres solitarios. Yo he visto esas dudas. Aquí estoy. Es tan dócil lo que quiero darte.
Aquí estoy. 

sábado, 21 de mayo de 2016

Chelsea vs Barcelona


No quiero molestar con esta torpeza. Sólo miro el televisor. Ellos corren tras la pelota con todas sus fuerzas. Y yo, ¿lo he hecho alguna vez? Sabes que sí. Sólo por una cosa. Sólo por una persona. No quiero decirte. Alguna veces todo se encuentra a medias. Me levantaré para la ducha y no veré los resultados. Alguien perderá y alguien será muy feliz. Una vaguada se encuentra detenida sobre la ciudad. Por eso llevo las botas. Tú y yo pudimos cruzar la cale bajo la lluvia. Toda la lluvia. Pero si alguien pierde, no me interesa.

jueves, 19 de mayo de 2016

Abismo


Hablar, porque pesa, porque se requiere un gran esfuerzo, un sillón profundo, un sillón de abismo donde no se arrastren los pies ni la dulce evasión al amor. A esa sonrisa blanca parecida al amor. Y así. Despacio. Hablar. 

martes, 17 de mayo de 2016

Dunas


Tenías razón. Yo no me enamoro de los cuerpos sino de las mentes. Cuerpos, amigo mío. Frente al mar brillan como gotas, como diamantes. Diamantes líquidos sobre la arena. Es de noche. Las dunas de Marte comienzan a moverse. Tu mano ya no estará más sobre este sol de agua, este cuerpo mío. Tenías razón, las mentes no pueden tocarse. No pueden.
(...) Cuerpos. Tibios. Como ayer como las nubes de este verano eterno donde cambian los rostros. Donde siempre estamos rompiendo inútiles fotografías tomadas mientas las dunas en Marte se mueven y, quién sabe, quizás la vida ahí sea más roja. Vamos, amigo, tú sabes del viento.

sábado, 14 de mayo de 2016

El puente


Entre ahora y ahora,
entre yo soy y tú eres,
la palabra puente.

Entras en ti misma
al entrar en ella:
como un anillo
el mundo se cierra.

De una orilla a la otra
siempre se tiende un cuerpo,
un arcoiris.

Yo dormiré bajo sus arcos.

jueves, 12 de mayo de 2016

Creer para ver


Y ante todo, observa al mundo a tu alrededor con ojos destellantes, porque los grandes secretos están escondidos en los lugares más inusuales.
Aquellos que no creen en la magia, jamás la encontrarán.

martes, 10 de mayo de 2016

Un día de tantos


El cielo gira y cambia y es idéntico
¿dónde estás?
Yo estoy solo frente al sol y la gente
tú eras el cuerpo fuiste luz no eres nada.

Un día te encontraré en otro sol.

sábado, 7 de mayo de 2016

Llano amor


Nada se sabe aún,
amorosamente,
acerca del amor.

miércoles, 4 de mayo de 2016

El día


El día ha llegado a mis ojos.
El día que muere es una lluvia dorada.
El día es tierno como el agua. Como el amor que nace.
El día es delgado y dulce. El día es el amor.
El día es una espada. Una rosa caliente.
El día me dijo: Buenos días. Y amé al día.
El día estaba en tus ojos de fino oriente.
El día eran tus ojos oscuros. Tu clara sonrisa.
El día quiso decirme Adiós. Y no me dijo nada.
El día y tú habían llegado a mis ojos.
El día eras tú. Tú eras el Buenos días. Y el Adiós.
El día. Siempre el día. Es decir, siempre tú.

lunes, 2 de mayo de 2016

La vida vuelve


La vida se vengaba de mí, y la venganza consistía apenas en regresar, nada más. Todo caso de locura es que algo regresó. Los posesos, ellos no están poseídos por lo que se va, sino por lo que vuelve.
A veces la vida vuelve.