jueves, 9 de septiembre de 2010

Lo-Ho


He hecho las maletas, en mi habitación de este hotel lujoso, a orillas del lago. Es hora de que me marche. Una habitación de hotel, cuando lo has recogido todo, y detrás de ti sólo queda el desorden, tu desorden, es una huella bellísima, y es una lástima que quienes la lean y la borren sean camareras aburridas, con el corazón en otra parte.
¿Qué estación del corazón es ésta, en que uno se encuentra corriendo para ir a ayudar a unos años olvidados, fingiendo haber oído que gritaban socorro?

33 comentarios:

Espérame en Siberia dijo...

I got dosed by you and
closer than most to you and
what am I supposed to do?

(ristinota dijo...

todavia sigo preguntando como consigues escoger esas preciosas palabras,que me dejan siempre atonita!! ;)
tienes un talento especial,señorita siberiana,y lo sabes.

por cierto,la imagen me parece tremendamente elegante,si,esa es la "palabra".

un besazo mariana querida!

rodericus2009 dijo...

Es como una estela en el mar que las corrientes retuercen, desdibujan y borran.

Un beso

malena dijo...

A veces hacer las maletas y marcharse de un hotel, es casi peor que una mudanza.
Besos

y si el miedo... dijo...

Supongo que limpian los recuerdos para que sirvan para otros... Pero bueno, cada uno vive de lo que puede, no?
Un beso siberiana!

Darthpitufina dijo...

Siempre dejamos hebras de nostalgia en las habitaciones de hotel, mejor que limpien después la melancolía...

Y las maletas siempre llegan a otro lugar donde acampar a gusto!

Siempre consigues que me sienta identificada con tus palabras. Me gustó muchísimo esta entrada.

Besines!

ana dijo...

puede ser la estación de la añoranza y de la soledad, a veces hacen estragos en el recuerdo.

besitos.

TORO SALVAJE dijo...

Las camareras si pudieran no borrarían nada.

Besos.

102 años dijo...

creo que se llama melancolía, la estación digo.
Odio esa estación. Es gris

Pury de CB dijo...

Buena pregunta ¿como se llama?
Imagino que son varios nombres...
buena reflexión

Mónica dijo...

Me ha encantado...

Te sigo! :)

AstFá. dijo...

Lo que molesta no es que las camareras recojan el desorden, sino que son testigo de los recuerdos y los eliminan a base de paños

BUENAS NOTICIAS dijo...

Qué bonita idea...
Besitos a montones, linda, y gracias por compartir todo lo bello que encuentras.

Alís dijo...

¿Cuántas historias podrían descubrirse limpiando ese desorden? ¿Cuánto dejamos de nosotros en esas habitaciones de hotel que abandonamos?

Besitos

eMiLiA dijo...

Buuu, escribí y me saltó error!

:/

La cuestión que te reclamaba el daño que me hacés al acertar siempre con las letras!!

Te robo la última parte, si?

Gracias!!

Aaahh, decime de dónde es el párrafo?!?!
Todavía tengo pendiente a Simona Vinci! :(

Besazo!

with the head in a cloud dijo...

Es impresionante, pero cada cosa que escribes es tu blog significa algo, ya sean mil palabras o solo dos, pero siempre, siempre me dejas como "wooo" es asi de simple, adoro lo que escribes.-

lemaki dijo...

Si corre para ir a ayudar a unos años olvidados es nostalgia y añoranza del pasado, intentando rescatar y no perder la dulce sensación... no reconocer que cada historia tiene su final es sujetarse a un junco débil que tarde o temprano se cuarteará.

Preciosa imagen y texto evocador.

saludos.

lemaki dijo...

Si corre para ir a ayudar a unos años olvidados es nostalgia y añoranza del pasado, intentando rescatar y no perder la dulce sensación... no reconocer que cada historia tiene su final es sujetarse a un junco débil que tarde o temprano se cuarteará.

Preciosa imagen y texto evocador.

saludos.

DeDe dijo...

Preciosa es la nostalgia cuando tienes algo que añorar y es triste cuando no tienes a nadie que te añore.

No me gusta nada hacer las maletas xD

Siempre genial lo que escribes!:D

Un beso

dEsoRdeN dijo...

Por supuesto que el dEsoRdeN es bellísimo!! Acaso lo dudabas? ;D

Marta dijo...

¡¡¡¡¡¡¡Te echaba de menos!!!!! Que gusto estar aquí de nuevo y volver a leerte.
Un beso y me encantan las habitaciones de la vida

La rubia dijo...

Las del corazón en otra parte son quienes dejan que otros desordenen. Muchas veces yo, al irme de algún lugar (aunque solamente haya estado pocos días, o incluso pocas horas) siento que dejo algo. En mi orden o mi desorden, algo de mi se queda en cada lugar que visito.

Hermoso lo que escribís Siberiana!
Un beso :)

FacuZ dijo...

Hay que dejar algo, siempre, a todos, amados u odiados, siempre es bueno dejar algo de vos.


Facu.

Ela dijo...

cuando dejas un poco de ti... siempre cuesta, sea en un hotel o en tu alma misma

Javier F. Noya dijo...

Sólo queda irse, fingiendo que la urgencia merece dejar rastros efímeros. Besos.

Merigold dijo...

Hay veces que debemos irnos simplemente porque ya hemos pagado todos los días de aquel hotel y se nos han acabado las vacaciones...
Besos!!

Borja dijo...

Es curioso pararse a pensar cómo las huellas que dejan algunas personas para unos se convierten casi en objeto de culto, mientras que otras personas pasan por encima de ellas sin inmutarse

//Raisa\\ dijo...

Si encuentras la estación avísame.
Me he perdido y estoy en andenes equivocados, pero divertidos.
Un beso!

(: lindo fin de semana

Sexy Sadie dijo...

¡Qué bonito tu blog!

Te sigo :-)

Shang Yue dijo...

pensaba que era la única que dolía por abandonar una parte de sí, revuelta y alocada, en habitaciones de hotel...

menudo consuelo!

Daniel Sam! dijo...

El desorden que ordena los sentimientos, que prueba que algo entre sábanas queda impregnado en el cuerpo.

Un beso!

Madame Agridulce. dijo...

Una pequeña sorpresa le espera en mi blog.

Ahora mismo, me identifico más de lo que quisiera con ese texto.

Daniel dijo...

Me parece un poco grosero no mencionar al autor de tan bellas palabras.