miércoles, 31 de agosto de 2016

Baile y sueño


Fue Luisa quien me pidió que me fuese, que despejara el campo y abandonara la casa y se lo facilitase, y dejara paso a quien se lo abriese, y así veríamos más claro ambos, sin condicionarnos. La complací, obedecí, le hice caso: salí y anduve, me alejé y seguí andando, hasta que aquí llegué y aún no regreso. Ni siquiera sé si ya he parado en mi marcha. Quizá no vuelva, quizá nunca vuelva sin otra petición por medio, que podría ser esta: "Ven, ven, estaba tan equivocada antes. Ocupa de nuevo este lugar a mi lado, no había sabido verte. Ven. Ven conmigo. Regresa. Y quédate aquí para siempre". Pero ha pasado otra noche, y todavía no la oigo.

11 comentarios:

Espérame en Siberia dijo...

Palabras de Javier Marías en "Tu rostro mañana.- Baile y sueño"; fotografía de Sanja Marusic.

Besos y abrazos con todo mi cariño :)

Chaly Vera dijo...

Ella no lo llamará, clarito le dijo: "...y se lo facilitase, y dejara paso a quien se lo abriese..."

Besos

Espérame en Siberia dijo...

Ya no tiene que llamarle porque están divorciados.

Besos, Chaly.

guille dijo...

A veces se espera lo que parece poco probable que suceda.

Pero el detalle está en que le pide que la deje y el acepta. Facilita la situación.

Ya lo dijo el poeta "nunca te quise mas que cuando te deje marchar".

Espérame en Siberia dijo...

Sin duda, querer lo imposible parece ley de vida.

Un abrazo :)

dEsoRdeN dijo...

Las noches pasan y nunca se oye nada, más allá de tu propia soledad. Es mejor no esperar y actuar por tu cuenta

Espérame en Siberia dijo...

Totalmente de acuerdo.
Venimos solos y solos nos vamos.

Abrazos, Desorden :)

José A. García dijo...

Nada más difícil que reconocer un error. Mucho más si el error es propio.

Saludos,

J.

Espérame en Siberia dijo...

A veces, nos podemos llevar la vida entera en reconocerlo, J.

Saludos.

DosBichos dijo...

Hola siberiana:

Quizá hace mucho que no sabes de mi. De los bichos. Hace años que no comento. Pero es que hoy, así de pronto, he leído en tu blog un nombre: LUISA. Y he pensado: "También esta siberiana lee al grandísimo JM. Al intérprete de vidas, al del rostro mañana". :) Y me ha hecho muy feliz.

Un abrazo,
P.

Espérame en Siberia dijo...

¡Hola DosBichos!
Mil gracias por volver a visitar mi Siberia y por tu comentario.
Javier Marías me fascina; aunque puede ser un narrador denso e intrincado.

Un fuerte abrazo para ti también :)