domingo, 16 de marzo de 2014

El amor efímero

Te presentí sin verte, 
nuestras miradas
se encontraron después,
mientras que nuestras pieles
se llamaban sin cesar.

Acudimos 

a esa cita
ineludible,
para saciar el deseo.

Segundos de pasión

que a la luz del sol
se esfumaron,
dejando solo
una leve huella
bajo el agua.

11 comentarios:

Espérame en Siberia dijo...

Ilustración y poema, nuevamente, de Ana Juan.

Un gran abrazo para todos.

María Estévez dijo...

Qué belleza, y qué privilegio , leerlo aquí en tu blog
Abrazos.

Darío dijo...

Tenemos que dejarnos llevar a ese lugar a ese momento... Un abrazo.

Tracy dijo...

Bonitos versos.

Gabriela dijo...

y que nunca falte!!!!
esos bella!

V.M. dijo...

Precioso poema!

raúl dijo...

preciosos versos acuáticos, me encanta como dibuja Ana Juan.

chalyvera@gmail.com dijo...

Lo real no deja huella, solo los espejismos nos rasgan el alma.

Besos

Rita dijo...

¡Precioso! Esos pequeños grandes momentos...Y que te quiten lo balilao!

Alís dijo...

Todos nuestros pasos dejan huella. Incluso los que no damos.

Un abrazo

Anónimo dijo...

Solo quiero desahogarme y pensé que sería un excelente sitio, no importa si el comentario no se lee en serio...
Pero en estos momentos siento que estoy enamorado y siento que me estoy volviendo loco y el problema es que no comprendo como poder decir que estoy enamorado, no sé que es estar enamorado, pero en estos momento tengo una sensación como si extraño el pensar en ella, no sé si es ella de quien estoy enamorado no sé si estoy enamorado no sé si me estoy quedando loco, pero es un sentimiento tan extraño es como si sientes que te caes y luego vuelas al mismo tiempo, es como si doliera verla y a la vez fuera la cosa que me hace más feliz, realmente quiero vivir en una amistad para toda la vida con ella y a la vez no, es tan confuso...