sábado, 12 de mayo de 2012

Henrik Nilsson

Habla cuando todo se silencie, es cuando eres necesario.
Interpreta el fuego apagado.
Lee el libro cerrado.
Ama el amor extraviado. 

10 comentarios:

Espérame en Siberia dijo...

Más fotos de Guanajuato para ustedes.
Y nada, que los quiero siempre más y más.

Eva y la manzana dijo...

Las almas destrozadas viven en silencio, en melancolía, en hielo. Y la palabra da vida al fuego. Y el fuego a las pasiones. Así reciben vida.
Un beso querida mía :) siempre un placer leer tu palabra compartida

eMiLiA dijo...

Oh, mi adoradísima Siberiana. Tiempo sin pasar a dejarte un abrazo, pero siempre leyéndote (eso es seguro)
Hoy ando un poco menos acelerada que lo que me suele poner la vida y me detengo acá para sonreír un rato.

Abrazo inmenso.

:)

Emiliana dijo...

Dejo un beso grande,
siempre es un placer pasar
por acá!

Sergio DS dijo...

Es la única manera de evitar que se extinga.

Señorita Demakrada dijo...

ama el amor extraviado, pero no con mucha fuerza o el pasado te engullirá sin remedio :)

El Joven llamado Cuervo dijo...

Juro que estoy enamorado de Guanajuato. Pero lo juro eh!

Amanecer Nocturno dijo...

Yo prefiero unirme a ese silencio colectivo.

Un beso.

José A. García dijo...

Disfruta de la flor en su capullo...

Saludos

J.

Mario dijo...

Admiro tu punto de mirada como otras veces admiro tu manera de vestir el verbo para desnudar las definiciones.

Un abrazo, sin extravío.

Mario