lunes, 24 de octubre de 2011

Tu marea


Ya viví esta escena,
y con mucha pena te digo no.
Conmigo, no.
Di lo que podía,
pero a media puerta
se quedó
mi corazón.

37 comentarios:

Espérame en Siberia dijo...

Ñam.

El Joven llamado Cuervo dijo...

No quisiera ver mi frágil corazón, roto otra vez...

Eleanor Smith # dijo...

Ay el corazón! siempre el corazón !

Un beso o 2 #

Nina dijo...

¡¡Ayyyyyyy que ternura esa imagen que acompaña tan bello texto!!

Besote enorme =)

Lila Biscia dijo...

"di lo que podía"
es tremenda esa sensación de haber dado todo y que aun no alcance... uf... si, terrible.
en fin.
a veces pasa...

besos!

Automne dijo...

Déjà vu, Marianne... Cuando uno dio todo lo que tenía y, aun así, no alcanza es hora de empezar otro camino. Aunque "con mucha pena" haya que decir que no.

Muchos besos!!!!!!

Miss Migas dijo...

Esa imagen es brutal siberianita. Y la música que acompaña....deliciosa.

Besos fríos de otoño =)

Sara dijo...

Aprender a decir "no, conmigo no"... difícil pero a veces necesario

rombo dijo...

A veces, aunque dé pena, hay que decir que no.

Sergio dijo...

¿y se lo comió?

C C dijo...

Procura tener un pie también siempre, o dos, sosteniendo ese corAzón saLado bella.

inma ortiz dijo...

qué bonito siempre.

La señorita Rock'n Roll. dijo...

Los corazones tienen la piernas muy largas cuando deben quedarse quietos y muy cortas cuando tienen que echar a correr.

Un besito.

raúl dijo...

así, para hibernar, ahora que viene el invierno, no está tan mal!

Tracy dijo...

A quien da lo que puede, no se le debe pedir más.

Teyalmendras dijo...

Yo tambien deje mi corazon a media puerta pero alguien al otro lado lo encontro.
Chuli..... tu entrada.
Saludos almendrados. ;)

Barcelona m'enamora dijo...

A veces aunque nos duela más decir no que si, aunque cueste mucho más, aunque nos parta aun más el corazón decir esa palabra, tenemos que decir que no. Por nosotros mismos, por algo mejor, por algo en lo que creemos y no es lo que justo tenemos. Por fe.

Un gran abrazo siberiana! Y mucha ternura...

Carlota Garrido dijo...

cuántas veces la misma escena?

Darthpitufina dijo...

Soberbio.
Te dejo sugus.

Y un beso-abrazo.

Mi casa de juguete dijo...

Ay...cuánto me ha gustado!

Muaaaa!

Lola dijo...

no deja d pasarme una y otra vez, q ante un nuevo candidato, siento automaticamente como me cierro, sin siquiera darle oportunidad!

Mar dijo...

Amen...

Besos desde un faro en mitad del mar.

Mar (...la vendedora de humo)

Raquel dijo...

Impresionante foto y un NO, debe ser así, rotundo, si no, no vale...

Lexy dijo...

Cuanto tiempo sin pasarme por aquí! Siempre un placer :)

Eva y la manzana dijo...

Ay, ay, ay... Que tremendas ganas de hibernar me da esa imagen y más aún con el frío que hace aquí.
Quizás aún puedas correr a recuperar tu corazón, ya sabes, con ayuda estos Siberianos que venimos siempre de visita...
¡Un beso muy grande, corazón!

chalyvera@gmail.com dijo...

Yo creo que tanto se rompio que uno mas no me va a doler...


Besos

K. Diminutayazul dijo...

todo lo que representa el corazón... y lo difícil que es seguir su ritmo

entiendo tan bien cuando hablas de escenas repetidas...

un besote :)

Irene dijo...

Precioso :)

Amapola Domingo dijo...

ohhhhh <3 roto.

L.P dijo...

Y cuando el corazón se rompe, es bien dificil volverlo a recomponer...

Precioso el poema, Siberiana.

Abrazos soleados
L;)

David C. dijo...

Bonito.

Emiliana dijo...

:S

cantireta dijo...

Cuántas cosas se quedan en los quicios de las puertas, y la dignidad, que debería siempre estar entera, también queda partida ahí.
Un beso, qué imagen más tierna!

Mariposa dijo...

Si se da todo lo que uno tiene, no hay mas que hacer ni inventar...:(

Daniel dijo...

"Dar lo que se puede".
No hay mejor tranquilidad que eso.
Alivia el alma, cura a poco el corazón.
Un beso querida Mariana.

The Gossip Eye dijo...

Guau, qué texto más B O N I T O. Así, con todas las letras.

La ilustración me encanta, de quién es? :) Me parece muy poética...

m u a a a k

Mario dijo...

Hay puertas por las que entran mil cuerpos. Hay mil puertas por las que no entran corazones algunos.

Un abrazo, de cuerpo y corazón.

Mario