sábado, 19 de junio de 2010

Beirut


Un lugar distinto, en el que nada es obvio. Uno puede encontrarse en una terraza al fnal del día y levantar los ojos del periódico, literalmente llamado por la fuerza de la mirada de una mujer, sin velo, que promete como sólo se promete en las guerras y no disimula su negra intensidad pese a que acompaña a una señora mayor, de las que acuden a los salones de té.
Uno no sabe qué hacer. Piensa al fin que toda la vida se arrepentirá de no haber intentado seguir la historia que comienza en esos ojos, paga -la mirada sigue, sin apagarse un grado- y, tras salir a la calle seguido por los ojos, regresa para darle una tarjeta con una dirección electrónica al camarero, con la cobarde intención de que se la entregue a la mujer cuando se vaya a marchar. Le da también un billete, como en las películas.
Y pese a la mirada, que aún arde en mi recuerdo, todavía estoy esperando. Por supuesto que la mujer pudo haber tirado la tarjeta con indiferencia y hasta una sonrisa hiriente. Pero el desasosiego insiste, no porque no haya respuesta sino por la duda: ¿le entregó el camarero la tarjeta a la mujer?, ¿se atrevió? En Roma la duda no tendría lugar, pues el oficio de los camareros romanos incluye entregar tarjetas y hasta ayudar a los tímidos a redactarlas.
Pero, ¿en Beirut?

27 comentarios:

Espérame en Siberia dijo...

Fragmento del texto: "Cartas desde Medio Oriente", de Pedro Sorela en el número de junio de 2010 de Letras Libres.

Luz dijo...

La duda ;la peor de las sensaciones ... Un beso!

102 años dijo...

muy buena elección en la foto y en el texto, me encantan ambos!

El Drac dijo...

Y eso es lo más importante del ser humano El amor; el deseo de perpetuar la especie mediante el acto sexual; lo demás ...¡¡¡que espere...!!!

Dangerous Woman ~ dijo...

Que peor manera de castigar a alguien que teniendolo en vela con alguna duda insistente.

Me gusta mucho tu blog, las entradas, el diseño, las imagenes, todo.

Un abrazo que te saque una sonrisa :)

Vane_19_26 dijo...

En Beirut... es curioso cómo cambian las cosas de suceder en un lugar a suceder en otro... Tal vez en Roma la duda no existiría...

* C@p3rucilla Roj@ * dijo...

La insertitumbre unida a lo que pudo haber hecho son sensaciones martillantes. Gracias por la entrada. Cariños.

Clá dijo...

me gusta tu blog :) te sigo.
espro que tengas tiempo para dejarte caer por el mio: http://yoytusonrisa.blogspot.com/
muaaaks

Esme dijo...

Como siempre, un hermoso texto para despejar la mente en la tarde.
Besos.

(ristinota dijo...

me encanta el peinado de la muchacha de la foto :D
por cierto preciosa te pido disculpas pero antes no estaba pendiente del ordenador,este chisme se conecto y ni me di cuenta. sigo absorta en mi mundo de letritas y apuntes :P hasta el miercoles soy presa del estudio!!NOOOO jeje

pues eso,seria tan amable de aceptarme las disculpas?? :P

muchos besos

Pequeña Rock & Roll dijo...

La vida es sólo un instante, nos empeñamos en complicarlo, con lo fácil que puede llegar a ser, hay que empezar a arriesgar y a entregar las tarjetas uno mismo!! disipando las dudas...

Sonrisas preciosa y como siempre una delicia pasar por aquí!

ave de estinfalo dijo...

holas!!

Me gusto, creo que yo deberia de irme a vivir a roma para que el camarero me heche una manita

:P

Me voy

cuidate

Lola dijo...

El rechazo puede superarse.
La incertidumbre es lo que mata.

Según me contaron en Brasil tambien los mozos haces de celestinos.

Besos siberiana!

Liux-aza dijo...

La incertidumbre es uno de los peores males pues prolonga el tormento del ser. ¡No a la incertidumbre! ¡Gracias Siberiana, por andar al pendiente! Besazazos, y feliz tarde. :]

tusojosmisalas dijo...

holas q bueno esta este fragmento...lastima q no se animo él..lo q es el poder de una mirada...buenisima la foto..
buen finde!!
beso
David.V.

La Maga dijo...

en beirut..o en donde sea...
hermoso blog..!!!!

Mente Insana. dijo...

Como me puede gustar tanto Roma (Italia en general)... hasta en esos detalles.
Podría haberse lanzado y haberle entregado él mismo la tarjeta. De todos modos ¿que perdía? Por lo menos así hubiese tenido la certeza de que la tarjeta llegaba a su destino.
Pd: La imagen es espectacular.


Besitos de una pequeña mente insana:)

SAIRETC dijo...

La duda es una sensación horrible. La duda es hermana del desespero.

Emiliana dijo...

Hace ya bastante no pasaba y como siempre un gusto leerte.
Saludos

Gabriela Amanda dijo...

siempre espero que deje caer una tarjeta...
buen blog siberiana.

TORO SALVAJE dijo...

La cobardía no suele tener recompensa.

Besos.

No tengo habilitado la función de seguidores.
Pero puedes seguirme a través del reader de Google o linkeándome.

Besos.

alajuventudnoleimporta dijo...

Precioso.

Puede que muchas personas piensen que historias así sólo ocurren "en las películas"(como dice el texto) pero yo me opongo totalmente a pensar eso.

Muchas gracias por tu comentario, me gusta mucho cómo me escribes porque usas unas expresiones a las que no estoy acostumbrada y que son muy bonitas, ¡espero poder estar a tu altura!

Para tenerme localizada creo que Blogspot permite enlazar blogs de Wordpress. Tú ya estás enlazada en el mío :)

BUENAS NOTICIAS dijo...

Qué bueno, Siberianita!!!

Y qué curioso que justo ahora cuelgues este texto... Hace una semana yo (yo!!!!!) hice algo similar. De momento, sin respuesta. Pero aún me queda un rayito de esperanza... Cruza los dedos!!!!

Si me llama, te cuento de inmediato ;-)

incorrecto dijo...

un lugar al norte, donde todo era

obvio.








biquiños

incorrecto dijo...

un lugar al norte, donde todo era

obvio.








biquiños

ZuGab dijo...

Me ha dejado pensando Siberiana, lo que nos detiene es el rechazo... Pero coincido al final con todos, la incertidumbre duele más.

Soy ficción dijo...

Me ha encantado!