sábado, 24 de abril de 2010

Los fueguitos


Un hombre del pueblo de Neguá, en la costa de Colombia, pudo subir al alto cielo.
A la vuelta contó. Dijo que había contemplado, desde allá arriba, la vida humana. Y dijo que somos un mar de fueguitos.
- El mundo es eso -reveló-. Un montón de gente, un mar de fueguitos.
Cada persona brilla con luz propia entre todas las demás.
No hay dos fuegos iguales. Hay fuegos grandes y fuegos chicos y fuegos de todos los colores. Hay gente de fuego sereno, que ni se entera del viento, y gente de fuego loco, que llena el aire de chispas.
Algunos fuegos, fuegos bobos, no alumbran ni queman; pero otros arden la vida con tantas ganas que no se puede mirarlos sin parpadear, y quien se acerca, se enciende.

28 comentarios:

Espérame en Siberia dijo...

Está en tus manos.

MeryC dijo...

Una bonita manera de ver a las personas.

Un muá(h) de los grandotes para ti!

eMiLiA dijo...

Somos un mar de fueguitos.

Hoy no soy ni una chispa, jaja, pero es que el otoño pese a que me encanta me ha sorprendido en la melancolía!

Hermosa la foto. Quiero ver esa peli.

Un besooo INMENSO, siberiana.


P.D.: Sip, lo de mi blog es mio. Un ataque de sinceridad de tanto en tanto.

_____ H e l e n a dijo...

Fuegos vivos. Fuegos bobos. No hay dos fuegos iguales.

Muy cierto.
:)
Un beso.

sandocan en bicicleta dijo...

que locura tan cierta.

un saludo en la lejania.

Lola dijo...

Me gustaría tanto ser de esos fuegos que encienden...

Lucía Corujo dijo...

Ya sabes que me encanta esta historia. Y comparto totalmente lo que dice.

Dum dum ba de... ¡Freddy! Jeje.

Un montón de besos :)

Ainhoa dijo...

Bonita visión del mundo y de la gente.

Saludos:)

Loli dijo...

Que belleza..

Michelle dijo...

nunca lo había pensado así. Es una hermosa analogía pensar que soy un fueguito, así en diminutivo.

ana dijo...

Un fueguito que desde su casa te envía llamitas al ritmo de la musiquita tan bonita que toca hoy.

chispabesitos

migas de locura dijo...

Es algo así como las estrellas, que unas brillan más que otras.

Miles de besos.

y si el miedo... dijo...

Como el fuego, la materia prima(los órganos, los músculos, los huesos...) se compone muy parecido: distinta forma, pero similar. Y es por eso que la personalidad de las personas intensifica o apaga esa llama del entorno.
Un beso!

Loli dijo...

Lo único malo es cuando intentan apagarte para que no brilles!!!

B7s
L;)

Filadora dijo...

Que buena eres escribiendo! me ha encantado!
cuanta razón tienes!

ALA_STRANGE dijo...

y todos esos fuegos estan unidos entre si

:)

hermoso texto

besos

El Drac dijo...

pero el colombianito no se percató de mí que soy un infierno de pasión. (Oh sí, verdaderamente insoportable: give me!,give me!,give me!)

César Sempere dijo...

Cada uno es como es.

Me ha gustado.

Besos,

Tu geisha dijo...

Me crie con ese cuento de Galeano, es realmente bello...

Seudónima dijo...

¿Qué fuego seré yo? Me encantó la foto, ¿la sacaste vos?

BLAS dijo...

Siento no haberme asomado antes.
Estoy como "vaca sin cencerro"
échame una mano.

eres ideal.
te lo han dicho?

voy a seguir buceando por tu blog.

I me mine dijo...

La historia de Apolo y Dafne contaba que Apolo amaba a Dafne pero no era correspondido, y un día, Apolo fue detrás de Dafne y esta huyó a una montaña y fue convertida en laurel.
La escultura muestra a Dafne en el paso de convertirse en laurel y a la vez ser atrapada por la mano de Apolo. Es como una transición que no queda asegurado su destino.
me encanta esa escultura, y en relacion con tu texto, creo que Apolo era de esos fuegos locos que llenan el aire de chispas.

Alís dijo...

Cada vez que leí este cuento me sentí un fuego diferente, aunque no creo que eso sea del todo malo.

Besitos

ZuGab dijo...

¡Quiero ser un fuego que arde con ganas!
Como tu Siberiana...
Muá.

Sombras en el corazón dijo...

Me temo que mi fuego fluctúa, según las condiciones mentales del día :0)
Todos tenemos fuego dentro, la cosa es atreverse a mostrarlo sin miedo y dejarlo brillar

Un besazo, preciosa

BUENAS NOTICIAS dijo...

Me encanta Galeano...
Besos, linda. A montones.

Nalda dijo...

Gran metáfora. Fuegos que se encienden y se van consumiendo hasta que se apagan.

Un abrazo

Ignacio Vanini dijo...

Galeano, ah, uno de mis favoritos.