martes, 8 de diciembre de 2009

Como dato cultural


El índice de violencia televisiva (IV) es igual al porcentaje de programas que contienen violencia (%F), más el número de incidentes violentos por programa, multiplicado por dos (2P/H), más el porcentaje de personas envueltas en violencia (%V), más, por último, el porcentaje de personajes envueltos en asesinatos (%A).

16 comentarios:

Espérame en Siberia dijo...

Ay, amadísima Reflex de mi corazón.

drapo dijo...

¿y quién quiere ver la televisión, amando a una Reflex?








biquiños

Núria dijo...

No podemos evitar que los medios de comunicación vomiten violencia como un volcán en erupción perpetua, pero sí alejarnos lo máximo posible de ese volcán para que no nos salpique con su lava.

Orologiaio dijo...

Cuánta sangre, de pronto.

♥ Anabel ♥ dijo...

Por eso mismo no veo televisión...
besitos!

Tercero de primaria. dijo...

Teniendo una réflex entre las manos, paso de la tv; está claro jaja

Alf.- dijo...

Y el resultado de IV sería..?

flash back tour dijo...

ta lleno de gorilas mi tv.

pufff, beso.

y si el miedo... dijo...

Y lo peor de todo es ver el porcentaje de la gente que lo ve... Abrumador.
un beso!

eMiLiA dijo...

Será por eso que no me gustan los programas violentos...

Un abrazo!

(y buena foto)

Michelle dijo...

la tele esta loca, y la seguimos

mig dijo...

que buen tema el de hoy!

y si hay que mirar menos tele

Señor Posmópolis dijo...

por eso me despierto con música en vez de hacerlo con la tele y ver a los payasitos que (ingenuos ellos) aspiran a alegrarnos la mañana. recuerda que el carnal de las estrellas solo quiere acostarse con ellas, aguas!

abrazo!

Nalda dijo...

Tampoco hay que echarle la culpa de todo a la tele. Sí a los programas basura, los que no tienen escrúpulos y sólo piensan en audiencias.

Estoy de acuerdo, como una Reflex, nothing.

Besucos

Espérame en Siberia dijo...

No hay que satanizar a la televisión. Esos programas existen (y a las pruebas me remito) porque las audiencias son morbosas.

BUENAS NOTICIAS dijo...

Jesús, vaya datos....