lunes, 21 de septiembre de 2009

Livin' la vida loca


Después de algún tiempo aprenderás la diferencia entre dar la mano y socorrer un alma.
Y aprenderás que amar no significa apoyarse, y que compañía no siempre significa seguridad.
Comenzarás a aprender que los besos no son contratos, ni los regalos promesas.
Comenzarás a aceptar tus derrotas con la cabeza erguida y la mirada al frente, con la gracia de un niño y no con la tristeza de un adulto.
Y aprenderás a construir hoy todos tus caminos, porque el terreno de mañana es incierto para los proyectos y el futuro tiene la costumbre de caer en el vacío.
Después de un tiempo aprenderás que el Sol quema si te expones demasiado.
Aceptarás, incluso, que las personas buenas podrían herirte alguna vez y necesitarás perdonarlas.
Aprenderás que hablar puede aliviar los dolores del alma.
Descubrirás que lleva años construir confianza y apenas unos segundos destruirla. Y que tú también podrás hacer cosas de las que te arrepentirás el resto de tu vida.
Aprenderás que las buenas amistades continúan creciendo a pesar de las distancias, y que no importa qué es lo que tienes, sino a quién tienes en la vida.
Y que los buenos amigos son la familia que nos permitimos elegir.
Aprenderás que no tenemos que cambiar de amigos si estamos dispuestos a aceptar que los amigos cambian. Te darás cuenta que puedes pasar buenos momentos con tu mejor amigo haciendo cualquier cosa o simplemente nada, sólo por el placer de disfrutar de su compañía.
Descubrirás que muchas veces tomas a la ligera a las personas que más te importan, y por eso siempre debemos decir a esas personas que las amamos. Porque nunca estaremos seguros de cuándo será la última vez que las veamos.
Aprenderás que las circunstancias y el ambiente que nos rodea tiene influencia sobre nosotros, pero nosotros somos los únicos responsables de lo que hacemos.
Comenzarás a aprender que no nos debemos comparar con los demás, salvo cuando queremos imitarlos para mejorar.
Descubrirás que se lleva mucho tiempo para llegar a ser la persona que quieres ser, y que el tiempo es corto.
Aprenderás que no importa adónde llegaste, sino adónde te diriges. Y, si no lo sabes, cualquier lugar sirve.
Aprenderás que si no controlas tus actos, ellos te controlarán. Y que ser flexible no significa ser débil o no tener personalidad, porque no importa cuán delicada y frágil sea una situación: siempre existen dos lados.
Aprenderás que héroes son las personas que hicieron lo que era necesario, enfrentando las consecuencias.
Aprenderás que la paciencia requiere mucha práctica.
Descubrirás que, algunas veces, la persona que esperas que te patee cuando te caes, tal vez sea una de las pocas que te ayuden a levantarte.
Madurar tiene más que ver con lo que has aprendido de las experiencias, que con los años vividos.
Aprenderás que hay mucho más de tus padres en ti de lo que supones.
Aprenderás que nunca se debe decir a un niño que sus sueños son tonterías, porque pocas cosas son tan humillantes y sería una tragedia si lo creyese porque estarás quitando la esperanza.
Aprenderás que cuando sientes rabia, tienes derecho a tenerla, pero eso no te da derecho a ser cruel.
Descubrirás que sólo porque alguien no te ama de la forma que quieres no significa que no te ame con todo lo que puede. Porque hay personas que nos aman, pero que no saben cómo demostrarlo.
No siempre es suficiente ser perdonado por alguien, algunas veces tendrás que aprender a perdonarte a ti mismo.
Aprenderás que, con la misma severidad con la que juzgas, también serás juzgado y, en algún momento, condenado.
Aprenderás que no importa en cuántos pedazos tu corazón se partió, el mundo no se detiene para que lo arregles.
Aprenderás que el tiempo no es algo que pueda volver hacia atrás, por lo tanto, debes cultivar tu propio jardín y decorar tu alma, en vez de esperar que alguien te traiga flores.
Entonces, y sólo entonces, sabrás realmente lo que puedes soportar. Que eres fuerte y que podrás ir mucho más lejos de lo que pensabas cuando creías que no se podía más.

30 comentarios:

Espérame en Siberia dijo...

Gracias a Elenita que fui a parar donde este texto maravilloso. No pude evitar publicarlo aquí, en mi espacio. Porque es que dice cosas bellísimas.

Y bueno, ha llegado lo inminente: la universidad. Así que, si por algún motivo empiezo a ausentarme será porque el tiempo no me alcanzará. Pero como mi amor es incondicional, prometo nunca abandonarlos, siberianos.
Eso es un hecho.

Muchos besos.

ALEX B. dijo...

Precioso texto,lleno de realidades que a veces alguien tiene que recordarnos.
un saludo

la gata dijo...

un precioso texto para reflexionar...
gracias por compartirlo.
besos

Gominolas rojas dijo...

Este texto lo tengo puesto en la pared de mi habitacion y lo leo todos los dias, es precioso, como tú. Y ls foto de debajo curiosamente tambien esta en mi habitación...

Un besazo.

Nalda dijo...

Una reflexión de "cabecera" a la que pienso volver cuando se me olvide que la vida es un continuo aprendizaje.

¡Buen comienzo en la uni!

Abrazos

Sombras en el corazón dijo...

Si es un texto precioso, reflexivo, y tardaremos a veces años en llegar a estas verdaderas conclusiones.

Un abrazo, guapa; a por una nueva etapa entonces :0)

galicia maravillas dijo...

:) sí que es un buen texto, también lo había leído ya!!
aissss cómo nos hace cambiar de ritmo las clases!! feliz semana!! y pocos deberes!!! :D besos!!

Anne De Lenclós dijo...

Esta super bonito...
En realidad, siempre necesitas leer de esto, aunque hayas tenido un dia genial o un dia de mierda, porque es inevitable pensar. Es verdad, y respirar hondo.
Y perdonar, perdonarte a ti, a los demas, porque en realidad no somos nadie para perdonar a nadie, son solo emociones que hay que dejar ir para seguir fluyendo y crecer. Un abrazO!

BUENAS NOTICIAS dijo...

Preciosa, gracias a ti por hacerlo circular. A mí también me encantó el texto.

Muchísima pero muchísima suerte en la Universidad. Ya nos irás contando, supongo y espero ;-)
Pero seguro que irá genial.

Y, bueno, aquí es ya 22 de septiembre así que ¡¡¡MUCHÍSIMAS FELICIDADES, QUERIDA MARIANA!!! Te deseo que seas muy feliz hoy, y mañana, y toda la semana, y todos los días de tu vida.
Te mando un abrazo inmenso desde Barcelona y miles de besos cumpleañeros!!!!!

Pike Bishop dijo...

Gran texto. Y lo digo desde el convencimiento de que la mayor parte de las cosas no habría que aprenderlas nunca.

Ela dijo...

ue bien me has hecho sentir!

eMiLiA dijo...

"Entonces, y sólo entonces, sabrás realmente lo que puedes soportar. Que eres fuerte y que podrás ir mucho más lejos de lo que pensabas cuando creías que no se podía más. "

Lo soy!!


Te extrañé siberiana! Ahora debo ponerme al día con tus letras!

Un abrazoo!!

:)

Ah y éxitos en la Universidad!

Michelle dijo...

nuevamente ... la imagen encantadora y distinta

Roci dijo...

Todavia tengo mucho que aprender y estoy dispuesta. :) Un beso mi Marianita, la quiero.

Mauricio P. Milano dijo...

Conmovedor. Inspirador. Excelente. TODO.

drapo dijo...

me haces pensar; hummmmm...
a estas horas!

(menos mal)



biquiños

eLena dijo...

Dire muchas cosas a muchas personas después de leer tu texto!

Suerte en la universidad y ánimo que aqui esperaremos ansiosos tus entradas! Un beso

mangas dijo...

Gracias Elenita...
Tomo el hábito de carmelita.
Mariana...? Aprenderás que la universidad es un método de aprendizaje. Uno más.

Cristina Poulain dijo...

Viva Shakespeare, todo verdades :D:D

Un beso

galicia maravillas dijo...

20 abrazos!!! muacssss!!! :D para plantar en tu jardín :)

Julia dijo...

Precioso texto!
Suerte con los estudios!!!
(Ah, con tu permiso... me llevo la imagen. Me encantó!)

Besotessss.

Hollie A. Deschanel dijo...

Este texto me ha hecho pensar en muchas cosas. Me encanta :) Muás!

Angie dijo...

Cuánta sabiduría hay en este texto, gracias por hacérnoslo llegar.

¡Suerte en tu nuevo curso!

Abrazos

Madame Vaudeville dijo...

Maravilloso texto.
No sabes de cuánto me ha servido un día como hoy... Gracias. Y besos mil, preciosa
Surte en la Universidad. :)

Madame Vaudeville dijo...

Maravilloso texto.
No sabes de cuánto me ha servido un día como hoy... Gracias. Y besos mil, preciosa
Surte en la Universidad. :)

María dijo...

Hola muy bonito texto, felicidades!

Un abrazo desde Almeria

María.

Eterna dijo...

Yo leí este texto por mi madre. Ella fue quién me lo dió.

Me quiere tanto...

inmenso dijo...

tremendo, así de sencillo. cuando terminé de leer no sabía si esto era para festejar su cumpleaños número 20 o más bien había sido escrito para don andrés; siempre es bueno que nos recuerden todo esto. mucho éxito con la etapa que emprendiste esta semana y muchas felicidades por tu cumpleaños y el crecimiento.

Ra dijo...

Gracias!
Estas son verdades verdaderas!

Debería ser algo parecido a una Constitución en nuestra vida, verdad?
Pero los humanos tenemos que tropezarnos y caer para aprender.

PurpleK dijo...

meee super encantooo el textoo!!!!
es hermoso y dice toda la verdad!