miércoles, 29 de julio de 2009

Si pese a todo me quiere todavía, póngase mañana una corbata roja


Lo que sí sé es que felicidad fue lo que sentí cuando vi mi nombre escrito por ella en esa hoja de papel, con todo y bolita en vez de punto sobre la i, y por dentro la nota decía, Aguilar la saca de la billetera donde la guarda junto con la primera y la lee, "Profesor Aguilar, si pese a todo me quiere todavía, póngase mañana una corbata roja". La leí varias veces antes de dormirme, dice Aguilar y cuenta que el último pensamiento que esa noche pasó por su cabeza fue Estoy contento, esta noche estoy contento aunque no sepa cuánto tiempo va a durar esta alegría. Cuando me levanté al otro día Agustina ya estaba vestida y llamaba al aeropuerto a confirmar la hora de llegada del vuelo de México (...)
Me veía rarísimo, dice Aguilar, jamás he usado corbata roja y hasta me eché por primera vez un poco de esa agua de colonia que ella siempre me regala, Cuando Aguilar bajó, Agustina pasó varias veces frente a él sin decirle nada, ni buenos días siquiera, Simulaba no verme, dice Aguilar, sus ojos eludían mi corbata roja como si se hubiera arrepentido de escribir esa nota, o más bien como si tuviera temor de constatar si me la había puesto o no, o como si se estuviera haciendo la loca (...) Así que me serví un café y me senté a desayunar, a hojear el periódico y a observar a mi mujer que pasaba una y otra vez frente a mí como mirando hacia otro lado, como haciéndose la desentendida y al mismo tiempo nerviosa, queriendo y no queriendo chequear con el rabillo del ojo si me había puesto la tal corbata, hasta que me planté frente a ella, la tomé por los hombros, le hice mirarme a los ojos y le pregunté, Señorita Londoño, ¿le parece suficientemente roja esta corbata?

16 comentarios:

Espérame en Siberia dijo...

Y chau, nunca fuiste para mí.

Honeyinyourcoffe.- dijo...

lindo ...

con respecto a lo del des amor es verdad... creo mi caso, esa persona no quiere que luche por ella, lo cual me cuesta mucho comprender, aceptar, razonarlo... es díficil tanto que aveces ya no se como actuar. Creo el amor se muere ante estas situaciones y es dificil de acpetar, pero es así.



saludos

Roci dijo...

A veces uno para demostrar que lo quiere hace cualquier cosa, desde ponerse la corbata roja, a pintarse sin que el lo note. Pero si no se da cuenta o no lo quiere ver, dejalo solo Marianita. un beso enorme mi guerrillera.

Paprika Jonhson dijo...

precioso..... lo inédito de la felicidad nunca había sido tan fascinante.

Sofía dijo...

hay veces que para demostrar tantas cosas... hay que hacer más que una corbata roja...
re: Gracias!!

Sofía dijo...

hay veces que para demostrar tantas cosas... hay que hacer más que una corbata roja...
re: Gracias!!

BUENAS NOTICIAS dijo...

Ay, Siberianita, cómo haces para elegir siempre estos textos tan maravillosos? Te mando miles de besos desde Creta. Feliz.
Si no era para ti, no sufras, vendrá otro mejor. Y te hará tan feliz que no podrás creer que algún día sufriste por alguien que no lo merecía. Yo se lo voy a pedir a los dioses griegos. Un hombre fantástico para ti. Llegará. Verás....

Espérame en Siberia dijo...

Gracias a todos por sus ánimos. Pero yo no hablo del desamor, porque yo no me enamoro. Ni modo, esa es la verdad: Mariana no se enamora. Y no está bien, ni está mal.
Pero sí me siento atrapada. Y eso no se me quita con nada.

Así las cosas por ahora.

ZuGab dijo...

¿Y luego?...

Siberiana, hasta hoy nunca había escuchado tu tracklist, pero hoy fue uno de esos días raros en los que no tengo musica puesta, asi que la escucho un poco, easy listening, muy muy agradable.

eMiLiA dijo...

Precioso.

Yo me puse una cartelera de luminosa, de esas que hay en Brodway, pero ni caso hizo.

"Y chau, nunca fuiste para mí"

:(

Roci dijo...

Sabes que linda?, si yo hubiese sido nene y nos hubiesemos encontrado algun dia en siberia, estoy segurisima que me hubiese enamorado :) QUE TE AME ALGUN DIA si es que ya gano.
la quiero mucho mi guerrillera.

135 dijo...

yo espero poder cambiar esa última parte en mi historia. una vez más, le atinó al día. le cuento también que me agrada mucho leer los comentarios, tiene usted 134 seguidores muy interesantes!!

Chica Lluvia dijo...

¿Se destiñó alguna vez esa corbata roja, roja? :)

Sombras en el corazón dijo...

Me ha encantado; que post tan estupendo y que tensión alrededor de una corbata... :0)

Un besazo

drapo dijo...

es una manera de llevar el amor por bandera...

Nalda dijo...

Llegué aquí a través del blog de Manoli, y visto lo visto volveré a pasarme. Un abrazo