domingo, 21 de junio de 2009

La mujer


Un hombre sueña que ama a una mujer. La mujer huye. El hombre envía en su persecución los perros de su deseo. La mujer cruza un puente sobre un río, atraviesa un muro, se eleva sobre una montaña. Los perros atraviesan el río a nado, saltan el muro y al pie de la montaña se detienen jadeando. El hombre sabe, en su sueño, que jamás en su sueño podrá alcanzarla. Cuando despierta, la mujer está a su lado y el hombre descubre, decepcionado, que ya es suya.

16 comentarios:

Espérame en Siberia dijo...

¿Por qué vienes cuando ya todo está perdido?

Espérame en Siberia dijo...

Y a todo esto: ¿cómo salvamos al amor?

begusa dijo...

cómo supo captar Shua en unas líneas la imbecilidad que puede llegar a caracterizar a un hombre...

Camila dijo...

El amor sólo puede salvarse a sí mismo, nosotras apenas asistimos al pacto de su encarnación. Tú tienes un sentimiento tan cierto entre tus manos, una palabra tan nuestra. Mi deseo de encontrarnos alguna vez y hacernos cómplices, resiste la escritura de este viceversa plural. Quisiera saber de ti, si no te molesta. Cuéntame tu nombre, háblame de tu ciudad, de las primaveras de tu cuerpo, de lo que quieras. Puede que estemos más cerca de lo que pensamos. Muchos cariños, y gracias por visitarme siempre.

=)*

Roci dijo...

Seguramente a mi no me persigue, no me quiere, no me ama y demas porque sabe que ya soy suya ): Un beso enorme mi valienta :)

Orologiaio dijo...

No hay nada como un cortejo estimulante, está claro.

:P

eMiLiA dijo...

Típico.

"los hombres son todos iguales"

Jajaja.


Un besoo♥

BUENAS NOTICIAS dijo...

El ser humano es así, bien complicado... Pero, quizás (y sólo quizás) lo importante es todo lo que muestra el sueño. Si fuéramos sabios, lo sabríamos... ¿Qué es lo que, realmente, está persiguiendo? ¿a qué se debe, REALMENTE, su decepción?

No hay que salvar al amor, cariño. El amor se salva solo. Cuando es REALMENTE amor.

(Todo eso es, sólo, lo que yo creo. Ya te dije una vez, no me hagas mucho caso...).

Muchos cariñitos, Siberiana

ZuGab dijo...

¡Que poderoso! No se. Me quedo sin palabras por lo cercano que resulta este texto a la realidad.

maalexandra dijo...

el olor del amor es inconfundible*

besosdulces*

Camila dijo...

Qué historia más bella escribiremos juntas. Mi nombre es Camila, vivo en Valdivia sur de Chile. Acá empezamos el invierno. Mientras tipeo, hay alrededor de cero grados allá afuera, y fumo y me entibio con un café para seguir. Tengo 22 años, cinco de los cuales llevo absolutamente enamorada, pues, eso me hace escribir más. En enero de este año me titulé de la Universidad, como Profesora de Lenguaje y Comunicación, tan motivada por las letras y la literatura. Como ves, las casualidades existen. Ahora dicto clases en la misma Universidad, algo que fue mi sueño desde que comencé a estudiar. También trabajo en una Revista como Asistente Editorial, y actualmente curso un Magíster en Comunicación. A veces pienso, que debí haber estudiado periodismo. Aunque lo mío es enseñar y compartir con otros el arte de la escritura. Quizá nos encontremos alguna vez, Mariana. Tengo un amigo estudiando Literatura en México, las distancias no son tan grandes como parecen. Desde ya tienes una niña cómplice al sur del mundo, no cabe duda que compartimos mucho más de lo visible. Te dejo un abrazo fuerte. Es un placer saber de ti.

Muchos cariños.

Sombras en el corazón dijo...

Uyyyyyy, que descripción más certera. Incluso la podríamos extrapolar a otros campos, no solo al amoroso. Esta claro que lo que se consigue fácil, no se aprecia.
Un 10 :0)

Muchos besos

Versus Die dijo...

cuando se pierde la emoción , la incertidumbre de lo inalcanzable...

Milagritos Takamori dijo...

Es como lo que pintaba el hortera de Botticelli

Espérame en Siberia dijo...

Agus:

Pese a todos tus errores en vida, siempre serás el único al que yo considere como mi verdadero y único padre.
Te voy a querer mientras respire.

Feliz día del padre, aunque ya no estés conmigo.

Nausicaa dijo...

Ojala lo supiera! Salvarlo parece complicado, pero creo que no es imposible!