lunes, 13 de abril de 2009

¿Sabrás por qué?


La libertad es abrumadora. A nuestro tiempo y espacio lo noto cambiado desde hace unos días, ¿sabrás por qué? Me temo que te traicioné: un día, cuando me dolías mucho, te negué. Porque en uno de nuestros ires y venires te quedaste muy lejos de mi mano.
No estoy aquí para curarte las heridas, me gustas con ellas bien puestas, bien localizadas. Tú sabes bien dónde están las mías y las has besado todos estos años; con tus preguntas me exploraste, sé que reconoces cada llanura y cada una de mis esquinas. A nuestro tiempo y espacio lo noto cambiado desde hace unos días, ¿sabrás por qué?
Contigo me pasa que a la lluvia la veo bien en invierno; que tus noches, son mis noches. Que tus respuestas siempre serán mis preguntas; que tenemos los mismos azares. Me pasa que lo que te aleja, me aleja. Y eso es peligroso. Tu corazón se enternece y el mío te baila el agua.
Que me quedo porque lo que siento por ti me lo impone y porque me gusta irme para volver más tarde. Que te quiero fuera de esta dimensión, pero también dentro.
Que siempre te he querido fuera, pero más adentro.

Todo de ti me conquista, todo. Cuando te contradices y prefieres empezar de nuevo; me conquistas desde siempre. Que te gusta lo que haces y cómo lo haces; cuando dices que me quieres. Te creo, siempre te creo. Cuando me duermo pensando en lo que queremos uno del otro. Tus ausencias y nuestras canciones. Los laberintos. Me conquistas porque estás presente en mis pasillos, en la ropa que me abrocho y en la que desabrocho pensando en tus manos. ¿Sabrás por qué?
Pasa que llegamos para quedarnos. Tú en mí y viceversa. Pasa que somos eso: un viceversa.
Que eres eso: mi viceversa. Pasa que si la vida presenta complicaciones, por ti no las noto; que no necesito estar dormida para soñarte. Pasa que si no me quieres está bien, y si me quieres, también. Que te quiero porque quiero. Pasa que, desde siempre, necesito quererte; voy a quererte. Que me esperas, que te espero. Pasa que si me buscas, nos encontramos.
Que somos una alternancia inevitable.
Dime, Valiente: ¿sabrás por qué?

16 comentarios:

Espérame en Siberia dijo...

A Valiente le gusta leerme. Pero nunca he escrito para expresar nada, sólo para quedarme en él. De la manera que él prefiera, pero quedarme.

Te quiero, ¡Valiente!
Ya lo sabes.

Marie Augustine. dijo...

Todo de ti me conquista...
Esa frase me quedo revoloteando. Siberia sera frío y lejos, pero voy allí y te espero.

Nausicaa dijo...

:) Pasa q es eterno, real y ficticio...

kate dijo...

Demasiado lindo para ser cierto, pero en el mundo del amor todo es real :)

Ender dijo...

"Tus ausencias y nuestras canciones"

Y cerrar los ojos e imaginarte cantandome al oído...

Muy bien expresado todo, ¡qué mal me hace leer textos así en estos momentos!

Espérame en Siberia dijo...

No no no no, Kate. Mi mundo de ahora no es el del amor. Todavía no le amo, esa es la verdad.

Sólo la paso bien, jugamos a ser lo que todavía no somos.
Pero nada más.

Muá.

Roci dijo...

"Pasa que si no me quieres está bien, y si me quieres, también. Que te quiero porque quiero. Pasa que, desde siempre, necesito quererte; voy a quererte"

Gracias p regalarme esas palabras, senti como si fueran mias, como si yo misma se las hubiese dicho aquel dia- Pero fui mas debil y en vez de decirle que todo estaba bien si no me queria... le rogue que lo hiciera, pero no hizo caso y sigue aun sin quererme.
Un beso enorme mariana, y un abrazo gigante, que tengas un lindo martes.

Gominolas rojas dijo...

Dios, me acabo de leer tu blog enterito, cosa que hago por primera vez en mi vida, leerme un blog entero y sin poder parar...
Me he enganchado a ti.
Me quedo en Siberia.

eMiLiA dijo...

"Los laberintos. Me conquistas porque estás presente en mis pasillos, en la ropa que me abrocho y en la que desabrocho pensando en tus manos."

No iba a seleccionar ningún párrafo porque todo en el texto es preciso, es tierno. Pero caí en la parte que destaco, la idea del laberinto ¿y el hilo para salir?

Claro, vos no querés salir, porque este parece ser un laberinto de los buenos.


Un besoo♥

Ah, el título del microcuento de Denevi es "La bella durmiente del bosque y el príncipe". El título de la entrada es mío: la durmiente pocas veces bella - últimamente - ja.

Franelì dijo...

leí: jugamos a ser lo que todavía no somos.
Sentí: lo mismo. eso es. eso.

Mi vida sin mi dijo...

...pq sin él ya no soy yo...

BUENAS NOTICIAS dijo...

Querida Siberiana, ostras, no sé muy bien qué escribirte porque me ha gustado tantísimo este post que cualquier palabra me suena de más. Lo único que me consuela es que, como ahora ya sé tu nombre, puedo decirlo bien alto: ME HA ENCANTADO, MARIANA!!!!!
Espero que el Valiente sepa valorar tu amor... (podría contarte que el valiente al que yo quiero no lo hace. De hecho, ni siquiera está siendo valiente...).
Demasiadas confesiones por hoy. Paro porque no quiero arruinar tu post precioso. De verdad, me ha encantado. Gracias, Mariana, por compartirlo no sólo con Valiente...
Besos enormes!!!!!!!!

Espérame en Siberia dijo...

Yo sólo sé que Valiente tiene miedo de lastimar. No tanto a salir lastimado, y eso me hace quererle aún más.
¿Por qué? Puede que nunca lo sepa.

Eterna dijo...

Que todas nuestras casualidades, son en realidad, provocadas.

Druida de noche dijo...

El amor es valiente, pero aun no es amor, es un juego que juegas, hasta que llegue, sabiendo de antemano que será valiente el que toque la puerta. ¿Sabrá tocar la puerta en el tono adecuado?.

Esa es la cuestión, mientras tanto la noche está exquisita. ¿no es asi?

Anónimo dijo...

Tú escribiste esto o es extracto de algún libro y si sí me gustaría saber cual =)