martes, 17 de mayo de 2016

Dunas


Tenías razón. Yo no me enamoro de los cuerpos sino de las mentes. Cuerpos, amigo mío. Frente al mar brillan como gotas, como diamantes. Diamantes líquidos sobre la arena. Es de noche. Las dunas de Marte comienzan a moverse. Tu mano ya no estará más sobre este sol de agua, este cuerpo mío. Tenías razón, las mentes no pueden tocarse. No pueden.
(...) Cuerpos. Tibios. Como ayer como las nubes de este verano eterno donde cambian los rostros. Donde siempre estamos rompiendo inútiles fotografías tomadas mientas las dunas en Marte se mueven y, quién sabe, quizás la vida ahí sea más roja. Vamos, amigo, tú sabes del viento.

3 comentarios:

Espérame en Siberia dijo...

Fragmento del relato "Dunas", de la escritora Ileana Garma, en su libro "Ternura".

Abrazos y besos para todos :)

Lau arasdesuelo dijo...

Perfectos los textos como todos los que eliges. Hacía un montón que no pasaba por aquí y me sigues encantando. Pásate por mi blog, tengo entrada nueva!!
Un besito

Espérame en Siberia dijo...

Laura, ¡mil gracias! Qué gusto leerte de nuevo.
En cuanto pueda, pasaré a leerte.

Mil gracias por tu visita a Siberia.

Besines :)