sábado, 19 de diciembre de 2015

Descubrimiento

Ve las escenas de su vida como si fueran secuencias de una película. No piensa, simplemente ve pasar imágenes. Cada cierto tiempo, se mira las manos y el pozo negro del café donde se refleja la luz. 
Se mira las manos y se dice que todo cambia y pasa muy deprisa, pero que las manos son siempre las mismas, lo recogen todo, lo absorben todo, todo cabe en las manos, todo está aquí. Sostiene un cigarrillo entre los dedos, sin encenderlo. Y su mirada se ilumina, como si hubiera retrocedido de pronto a una época feliz, cuando la seguridad consistía en eso, en tener en la mano un cigarrillo, en saber que a su lado estaba alguien, el mejor amigo que haya tenido nunca, a quien todos en el pueblo admiraban y habrían querido tener a su lado.

13 comentarios:

Espérame en Siberia dijo...

Fragmento del libro "Historia de un abrigo", de Soledad Puértolas.
Fotografía hallada en Pinterest.

Les mando abrazos y besos desde mi Siberia.

Chaly Vera dijo...

Juraria que a mi nunca me paso por la mente eso que cuentas, pues mis manos han envejecido y el cigarrillo siempre esta encendido y nunca tuve un amigo.

Rive Gauche dijo...


Muy buenas y otra vez por aquí o eso espero. Te dije que te avisaría y ya está hecha la promesa. Tengo que darles retoques, pero bueno, ahí ando. Te envio un gran abrazo y mejores Navidades!!!!

http://magiaconelmundo.blogspot.com.es/

mukali dijo...

Todo cabe en las manos, si. Y en la mirada. A veces tenemos visiones de esas, descubrimiento, y volvemos a revivir entre humo los recuerdos felices.
Un abrazo, Mariana!

Nada ni nadie- dijo...

:)

Eva y la manzana dijo...

Conozco esa sensación de ver tu pasado como algo que le ocurrió a otra persona. Espero que conozca también la sensación de saber que sabrá seguir adelante, incluso cuando otros puedan fallarle.
Quizás sea por mis problemas de la piel y demás, pero siempre he visto en la piel de una persona el reflejo de su vida, el lugar que recoge todo.
Te deseo unas felicísimas navidades, querida Mariana, besos y abrazos muy fuertes desde el otro lado.

Espérame en Siberia dijo...

Jajaja, pero algo me dice que no puedes jurarlo aún, Chaly.

Un besote.

Espérame en Siberia dijo...

¡Feliz regreso, Rive! Qué bueno leerte de nuevo.

Mis mejores deseo para ti también en estas Navidades y que el 2016 sea un año lleno de triunfos.

Besos.

Espérame en Siberia dijo...

Totalmente de acuerdo, querida.
A veces, las miradas encierran el mayor misterio.

Más besos y abrazos para ti :)

Espérame en Siberia dijo...

(:

Espérame en Siberia dijo...

A mí también siempre me ha intrigado el tema de la piel, de las cicatrices. Las que se ven y las que no.
De hecho, hubo un tiempo en que quise ser doctora y especializarme en dermatología;creo que es el órgano más interesante de todos.

Bella Nerea, también te deseo a ti y a los tuyos lo mejor de lo mejor. Que estas Navidades sean muy lindas y que el 2016 esté lleno de momentos de mucha plenitud y felicidad.

Te quiero :)

g dijo...

Creo que mis manos han cambiado poco. Lo más llamativo en estos últimos meses es que cierran dedos en torno a otras manos que he descubierto en mi camino.

Espérame en Siberia dijo...

¡Qué bello, G.!
Felicidades por ese encuentro de manos :)