martes, 20 de diciembre de 2011

Escríbete, que yo te leeré



¿Ves el cielo moverse? Te está buscando.

25 comentarios:

Espérame en Siberia dijo...

Perhaps, perhaps, quizás.

Gerònima dijo...

:)

Teyalmendras dijo...

Que lindo pensar un cielo en movimiento...

Besos almendrados ;)

AmanecerNocturno dijo...

Un gran pensamiento para alegrarte un día triste. :)

Otto dijo...

eres la sonrisa que viene a iluminar este féretro de corteza dura...y polivalente.

Lila Biscia dijo...

ay, que hermoso...
me emociono.

besos

Ardid dijo...

¡¡Me encanta!! Besos.

Noelplebeyo dijo...

no acierto a mirar el objetivo

El Joven llamado Cuervo dijo...

Cada día, te busca...

Sergio dijo...

¡Click!

Tracy dijo...

Bella B.B.

Patri dijo...

Qué frase tan bonita! :)

P.
brujuladechocolates.blogspot.com

Yamilet.. dijo...

Lindo(:
saludos!

Sara dijo...

Pero somos huidiz@s!
:)

Eva y la manzana dijo...

Fantástico el texto que descubriste el otro día, te felicito de veras. Y el que nos trajiste ayer también, querida.
Un beso muy grande :)

MAGAH dijo...

Ey...es por aquí...o él o yo andamos perdidos, cruzados, no nos estamos viendo...o si y yo no puedo verlo, ahi en esos ojos!

Lunática dijo...

Con una sola frase puedes decir muchas cosas =)

Lola dijo...

cuando toy triste miro al suelo, pero cuando estoy feliz: miro al cielo!

//Raisa\\ dijo...

Pues espero que me encuentre :)

raúl fdz pacheco dijo...

veo un cielo rubio, sí. y en bikini.

chalyvera@gmail.com dijo...

Si el cielo se mueve y me esta buscando, corramos...es un tornado

inma ortiz dijo...

qué bellezón!

Miss Carrousel dijo...

Oh, pues aquí estamos!

cantireta dijo...

Quiero que sepas
que el cielo se estrella
en tus ojos, y si se mueve
es por besarte en abrazos
incandescentes.
No se muere? Es por amor.

Mario dijo...

A veces oteo el horizonte y me topo con tus textos. Un amanecer constante, una primavera perenne, un siglo de las luces recién iluminado; todo está en lo que aportas: nacimiento y vida, sol y calor, tiempo y luz.
Sin olvidar el oxígeno que respiro entre tus puntos y comas...

Un abrazo, inamovible.

Mario