martes, 1 de noviembre de 2011

Ondaatje


Llegué a odiar el concepto de nación. Las naciones-Estado nos deforman. El desierto no podía ser reclamado o poseído, era una pieza de tela arrastrada por los vientos, a la que las piedras no podían sujetar, nombrada de mil formas cambiantes antes de que existiera Canterbury...Ain, Bir, Wadi, Foggara...No quería ver mi nombre frente a nombres tan bellos. ¡Borrad los apellidos! ¡Borrad las naciones!
El desierto me enseñó a pensar así.

22 comentarios:

Espérame en Siberia dijo...

This could be paradise.

CMQ dijo...

Imagine all the people living life in peace...
Beso, Siberiana.

cantireta dijo...

Mi nombre pertenece a mi madre, y a las montañas de mi pequeño país, y a otras que se me parecen... y cómo sabrán mis hijos qué Montse es la suya? Por el olor? Por la sonrisa? Espero que sí, sin apellido aún seré yo...
Un beso enorme, Siberiana. Me hace feliz que aprendas, aunque yo soy bastante más ignorante que tu...

El Joven llamado Cuervo dijo...

Pero el desierto puede llegar a ser el más atroz de los laberintos, dice Borges...

Eleanor Smith # dijo...

Qué hermosa mujer ~

Un beso o 2 #

Automne dijo...

¿Extrañando la vida bohemia, bella? Aunque tengas un nombre y un apellido, la intensidad, la belleza y la poesía de tus post hacen que seas un ciudadana del mundo, sin importar de qué nación seas o en qué nación vivas actualmente.

I grow from special seed
I sprinkle it with sensibility...
(Alanis Morissette - Citizen of the Planet)

Y me dejás pensando, che...

Besos escritos!

pequeñita dijo...

los limites aveces no importan, solamente las personas que alli llacen
Besos!

ZuGab dijo...

Hola Siberiana!! No se como cai en mi blog y paso a Saludarte.
Saludos!

Sergio dijo...

Por naciones se lucha, se pelea y se mata, cuando no tienen mucho sentido, sólo son un accidente geográfico.

diario de una sicopata dijo...

te sigo, sigueme tú tambien y gracias por pasarte :D

May Mercurio dijo...

Interesante....Ciudadana del mundo entero :)

Barcelona m'enamora dijo...

Yo soy de una pequeña nación y también tengo dos apellidos, pero tal y como dices no importan o solo importan para mi, que sé el significado que tienen. Eso son mis orígenes, lo que llevo escrito en la piel. Y decir que no existen o que nosotros seríamos igual sin nuestra nación (cultura, lengua, tradiciones) y sin nuestro apellido (familia, tradiciones familiares)...para mi significa renegar de allí de donde venimos y ser ingenuo.

Soy del mundo, pero también soy como soy gracias a mi família y a la cultura de donde vengo.

Un gran abrazo siberiana! ;)

pd: por cierto me encanta la foto, que guapa que era Marylin, por dios!!

raúl fdz pacheco dijo...

hace muchos milenios que dejamos de ser primates, pero no hemos perdido ni un ápice del sentido, tan primario, de territorialidad.

Carlota Garrido dijo...

ni el nombre ni los apellidos ni el resumen de fronteras podrán arrancarnos ya las playas consumidas

Raquel dijo...

"Nuestros cuerpos son los países de este mundo y no las fronteras que aparecen en los mapas con los nombres de hombres poderosos "
(El paciente inglés)

Teyalmendras dijo...

Nación, estado, país... tampoco me gustas estos terminos, pero si algun dia yo he de exiliarme en algun lugar,lo haré en De amor y casualidad.

Saludos almendrados ;)

Eva y la manzana dijo...

Tenemos esa manía de ser "ordenados" y "etiquetar", por decirlo de alguna forma, todo lo que vemos. Limitarlo, para evitar confusiones. Aunque esos límites no evitan que haya luchas, precisamente entre esas naciones.
A algunos les cuesta más ser únicamente dueños de su cuerpo. Malas costumbres, por llamarlo de alguna manera. Pero a nosotros siempre nos quedará Siberia.
¡Un beso!

MEME dijo...

Tiene que ser bonito el desierto, quizá sea un buen lugar donde encontrarse a uno mismo.
Me encanta la foto...
Besos

Resultado Negativo dijo...

Siento como si todo le sucediera a alguien situado justo a mi lado. Estoy cerca, lo siento, lo oigo, pero no soy realmente yo. (Marilyn)

inma ortiz dijo...

qué bonito como siempre, ojalá se pudieran borrar las naciones y tantos lindes que no sirven de nada sólo para hacer prohibiciones y detener.

Mario dijo...

Un día soñé que me convertía en bandera, que no abanderado, y poco después crucé la frontera a ningún país. O algo así.

Magistral, como siempre, tus aportaciones.

Un beso...

Mario

Shang Yue dijo...

y un desierto de mentiras y sinsabores acabó con ella