martes, 15 de noviembre de 2011

Las ciudades y el cielo 5


Con tal arte fue construida Andria, que cada una de sus calles corre siguiendo la órbita de un planeta y los edificios y los lugares de la vida en común repiten el orden de las constelaciones y las posiciones de los astros más luminosos: Antares, Alferaz, Capilla, las Cefeidas. El calendario de las ciudades está regulado de modo que los trabajos y oficios y ceremonias se disponen en un mapa que corresponde al firmamento en esa fecha: así los días en la tierra y las noches en el cielo se reflejan mutuamente.
De manera que, a través de una reglamentación minuciosa, la vida de las
ciudades transcurre en calma como el movimiento de los cuerpos celestes v adquiere la necesidad de los fenómenos no sometidos al arbitrio humano. A los ciudadanos de Andria, alabando sus producciones industriosas y su sosiego espiritual, me vi movido a declararles:
—Comprendo bien que vosotros, que os sentís parte de un cielo inmutable, engranajes de una meticulosa relojería, os guardéis de introducir en vuestra ciudad y en vuestras costumbres el más leve cambio. Andria es la sola ciudad que conozco a la cual le conviene permanecer inmóvil en el tiempo.
Se miraron estupefactos.

—¿Pero por qué? ¿Y quien lo ha dicho? —.
Y me llevaron a visitar una calle colgante abierta recientemente sobre un
bosque de bambú, un teatro de sombras en construcción en el lugar de la perrera municipal, ahora trasladada a los pabellones del antiguo lazareto, abolido por haberse curado los últimos apestados y —apenas inaugurados— un puerto fluvial, una estatua de Tales, un tobogán.
—¿Y estas innovaciones no turban el ritmo astral de vuestra ciudad? — pregunté.
—Tan perfecta es la correspondencia entre nuestra ciudad y el cielo—
respondieron—, que cada cambio de Andria comporta alguna novedad entre las estrellas. —Los astrónomos escrutan con los telescopios después de cada mudanza que ocurre en Andria, y señalan la explosión de una nova, o el paso del anaranjado al amarillo de un remoto punto del firmamento, la expansión de una nebulosa, la curva de una vuelta de la espiral de la Vía Láctea. Cada cambio implica una cadena de otros cambios, tanto en Andria como entre las estrellas: la ciudad y el cielo no permanecen jamás iguales.
Del carácter de los habitantes de Andria merecen recordarse dos virtudes: la
seguridad en sí mismos y la prudencia. Convencidos de que toda innovación en la ciudad influye en el dibujo del cielo, antes de cada decisión calculan los riesgos y las ventajas para ellos y para el conjunto de la ciudad y de los mundos.

19 comentarios:

Espérame en Siberia dijo...

Texto de Italo Calvino; dibujo en acuarela hecho por esta siberiana :)

El Joven llamado Cuervo dijo...

Digamos que Andria es el mundo soñado...o el cielo esperado...

El Joven llamado Cuervo dijo...

Y esta canción de Death cab for cutie, que me derrite, fuck!

Teyalmendras dijo...

Tridente excepciónal... Imagen, texto y musica.
Ahhh sin olividar la imaginación que destilas...

Saludos almendrados ;)

Ardid dijo...

Bonito mundo. Chica, abarcas todas las áreas. ;) Besos.

Eleanor Smith # dijo...

Italo otro que me gusta mucho, como también me gusta tu acuarela ~

Un beso o 2 #

Alessandra dijo...

Me encantó todo, te sigo. Sería un honor que te pases por el mío :)
Besos.

Jota dijo...

Fantástico. ¡Quién viviera en Andria!
Mi ciudad, la de mayor contaminación lumínica de Europa, no te permite ver el cielo.
Y así nos va.

Mi casa de juguete dijo...

Me encanta el dibujo, estás hecho toda una artista!

Noelplebeyo dijo...

el puritanismo y equilibrio de los protestantes...

Paaamela dijo...

muy linda la entrada♥
la foto me costo entenderla, pero cuando leí el texto comprendí :)

raúl fdz pacheco dijo...

muy chulo ese planetario cielo malva

Dora Ku dijo...

¡Ojalá en este planeta hubiese tal equilibrio!
Pero desgraciadamente es tal el cáos, que la tierra se queja lastimosamente produciendo eructos de volcanes, desarreglos de coyunturas en forma de terremotos y de tanta desolación, llora en forma tal que inunda extensiones enteras, para finalmente quedar seca y desquebrajada.
¡POBRE PLANETA!
Cariñosamente: Doña Ku

MEME dijo...

EN PODER ME MUDO DE PLANETA...
BESOS

inma ortiz dijo...

qué bonito, ojalá fuera verdad. El dibujo es precioso. un beso.

Lulú dijo...

Vi esa pintura y me hizo acordar a cuando era pequeña y pintaba casi todos los días. Habría que volver a pintar no?

El Drac dijo...

Ese presntimeinto también lo tengo, yo lo llamo el conocimiento de mi ignorancia; porque algo de verdad debe tener; ya que todas las cosas contienen, en sí mismas, a su contrario.

Un gran besote Lady y... te olvidaste de mi foto autografiada!!! Muy bien entonces añadiremos a ése autógrafo la huella escarlata de tus labios.

milikihegeliana dijo...

Ainsss, es que estos protestantes... saben mucho y yo me lo creo.

saludos

Mario dijo...

No sé con qué quedarme, si con tu acuarela, si con las palabras. Formularé un deseo para quedarme con las dos manifestaciones de arte en estado puro...

Un abrazo.

Mario