jueves, 29 de septiembre de 2011

Que el cielo cambie de lugar


Cuántas cosas han muerto adentro de nosotros. Cuánta muerte llevamos en nosotros. ¿Por qué aferrarnos a nuestros muertos? ¿Por qué nos empeñamos en resucitar nuestros muertos? Ellos nos impiden ver la idea que nace. Tenemos miedo a la nueva luz que se presenta, a la que no estamos habituados todavía como a nuestros muertos inmóviles y sin sorpresa peligrosa.
Hay que dejar lo muerto por lo que vive.

33 comentarios:

Espérame en Siberia dijo...

Foto tomada por esta siberiana en una exposición sobre cerámica.
Texto de Vicentico Huidobro.

¿Sería mucha molestia si les recomiendo un videazo?
http://www.youtube.com/watch?v=1mJCVM3d7jw

Enjoy!

Alex B dijo...

Mis muertos me gustan. No me molestan. Un dia como hoy, a estas horas,una persona a la que quería cambio de sitio su Cielo.
Besos y latidos Siberiana.

Tracy dijo...

Suscribo lo que dice Alex, no sólo no me molestan, sino que los quiero.

state_0f_mind dijo...

:P me encanta... tenía rato sin comentar, pero siempre regreso

Sandra dijo...

Muchos son enterrados con sus muertos más cercanos.. el problema es que no se dan cuenta. Allá ellos! Yo sigo apostando a lo vivo :)

Saludito vivito y coleante :P

A. dijo...

A veces cambiar de postura, aunque estemos incómodos y algo se nos clave en el antebrazo, es la manera más habitual de seguir. Quedarse, aguardando, quejándose. Pero la valentía o la rabia llegan en algún momento y nos hacen levantarnos. Quizás una nueva postura sea aún más molesta, quizás sintamos incertidumbre al no saber donde colocarnos, pero de eso se trata no? de ir cambiando de lugar y encajar las cosas. Un beso y un abrazo siempre grandes para ti :)

Sarco Lange dijo...

Dale, hay miedo a vivir.

Abrz.

pequeñita dijo...

es que tenemos miedo a lo nuevo a lo vivo
Besos!

Mauricio Milano dijo...

A veces cuanto más vives te das cuenta de cuántas veces has muerto...

Gabriela dijo...

caras de la misma moneda, mas ligeros de equipaje, ya que andamos de paso...

Automne dijo...

¿Por qué aferrarnos a nuestros muertos? No sé... quizás sea que no podemos vivir sin ellos. La paradoja está en que dejarlos ir es morirse un poquito, y seguir viviendo "un poco muertos"... A veces, no dejar morir es sinónimo de no dejar nacer -ni vivir- cosas nuevas...
Besos renacientes, querida Siberiana!

* PattyChika * dijo...

Es difícil desprenderse de lo conocido, aunque eso implique morir un poco cada día, cada minuto, cada vez que se añora lo que no esta más... debes enfrentar lo desconocido para volver a ser, para encontrar un nuevo propósito para existir, para sentir, para encontrar herramientas y poder empezar un ciclo nuevo!!! Mariana... simplemente maravilloso tu blog y me encanta aunque ultima mente me ausento de ratos te seguire... besos bella!!!

rombo dijo...

A ver si es verdad, y todos hacemos eso...

Laura dijo...

cuanta razon tienes! un beso

raúl dijo...

interesante vídeo. yves klein es el precursor del body painting!! no?

inma ortiz dijo...

hay que dejar lo muerto por lo vivo. pero los muertos tienen que estar en el sitio adecuado, además de en la memoria. y en muchos casos es bueno y justo recordar por qué murieron. un beso.

Mi casa de juguete dijo...

Y, lamentablemente, algo tan obvio no siempre es fácil.

Bruno G. Valencia dijo...

ceramicas muy interesantes

Ardid dijo...

La foto es chula. Y, sí, tenemos miedo a lo que nos viene, lo desconocido siempre produce incertidumbre. Beijinhos.

Zoe Row dijo...

Yo a día de hoy y pasados los suficientes años como para olvidar, aun sigo llorando a mis muertos más recientes. Se merecen un par de latidos que les regalemos de vez en cuando, aunque sea solo para que se quiten un poco el polvo y luego vuelvan a dormir.
: )

El-la dijo...

Pues sí, lo muerto no puede resucitarse... hay que pasar a otra cosa. Pero quedan los recuerdos... y esos son difíciles de matar.

Claudio Ariño dijo...

Completamente de acuerdo.

José A. García dijo...

¿Y que pasa cuándo los muertos demuestran estas más vivos, y en mejores condiciones, que los que ''realmente'' estamos vivos?

Saludos

J.

Eleanor Smith # dijo...

Qué gran verdad! Podremos hacerlo alguna vez ?

Un beso o 2 #

Teyalmendras dijo...

La muerte es la maxima expresion de la vida... para estar vivo has de morir algun dia, creo que eso es lo importante, saber hasta cuando y no aferrarse a lo imposible.

Un beso siberiano

Sabagg dijo...

Es hermoso el texto y desgraciadamente encuentro cierto que nos aferramos a las aguas muertas, parece que nos gusta nadar en ellas y mientras lo hacemos, se nos pasa por alto el agua fresca que acaba de nacer... No es por ponerme muy religioso, pero este texto me recordó a una idea de los años de catequesis; Jesús dijo: No busquéis entre los muertos a la vida.
Un abrazo.-

Sternn dijo...

Me ha gustado, Siberiana.
Supongo que nada muere del todo dentro de nosotros. Simplemente cambia. Se vuelve más chiquitito para dejar espacio a eso nuevo.
Lo importante es no morir nosotros con eso que "se muere un poquito" dentro en nuestro interior, y renacer con lo nuevo.
Un besoo guapaa!

*aLice* dijo...

A veces, los folios en blanco no tienen sentido si olvidamos los tachones del pasado...

chalyvera@gmail.com dijo...

A los muertos hay que dejarlos descanzar en paz y en olvido.


Besos

Raquel dijo...

Yo intento tomarme mis muertos con sentido del humor. Si no, no podría con ellos.

L.P dijo...

La foto genial!!
El tema de los difuntos, es peliagudo, pero a veces siento que si me acuerdo de ellos, si hablo, si los sueño de alguna manera siguen conmigo.

besines

Mario dijo...

Llegará un día en que los creyentes no cabrán en el cielo y los no creyentes no cabrán bajo la tierra. Entonces, seguro, hasta que alguien molestando mucho consiga hacer más sitio, nos mantendrán vivos y coleantes. Así, puede ser, disfrutaremos más mientras morimos en vida y resucitamos en muerte.

Un beso, Mariana.

Gracias por el enlace.

Mario

carmeloti dijo...

El cielo que cambie de lugar y los infiernos pongan luces de neón a la entrada para saber cuando entramos.

Me gusta este entrada, porque yo me aferro a mis muertos, nunca acabo de enterrramos, porque soy macabra conmigo misma, y parece que recordandolos, trayendolos al presente, me hago más fuerte, necia y mil veces necia, porque no podré caminar hacia lo nuevo hasta que no entierre fantasmas...