sábado, 7 de mayo de 2011

Borges Verbal



Cuando uno llega a cierta edad ejecuta muchos actos por última vez. Yo era un hombre viejo y, mirando la biblioteca, pensé cuántos libros hay que he leído y no volveré a leer; y también la idea de que cuando uno se encuentra con una persona equivale a una despedida posible, ya que uno puede no verla más. Es decir que estamos diciéndole adiós a las personas y a las cosas continuamente, y no lo sabemos.

20 comentarios:

Espérame en Siberia dijo...

Foto de la desaparecida ciudad maya de Uxmal, en Yucatán.

Laura dijo...

hola y adios siberiana.. (por si acaso) ;) jajajaj besitos

OZNA-OZNA dijo...

bellas y profundas letras nos regalas, esta asturiana te da infinitas gracias, te manda un besin y te desea feliz fin de semana.

Nina dijo...

Verdaderas, profundas, quizás tristes, pero hermosas palabras.
Adore esa imagen.

¡Besote enorme, buen fin de semana!

Eva y la manzana dijo...

Y nos come el remordimiento cuando nos damos cuenta que no supimos decir adiós... Y un hasta luego es vacío cuando ese luego no llega...
Un beso

FacuZ dijo...

Por eso cada encuentro debe ser unico...

Un beso,
Facu.

chalyvera@gmail.com dijo...

La vida esta llena de adioses.


Besos

Dayán Lorank dijo...

Noooooooooooooooo, nooooooooooooo, mi queridísimo Borges que no me diga eso... porque lloro...

¿Cuántas cosas no hemos de decir porque pensamos que volveremos a ver a las personas?

Pero como él mismo lo reitera: Estamos diciéndole adiós a las personas y a las cosas continuamente, y no lo sabemos.

Por eso yo digo: Disfruta cada momento de la vida.

Besazos, siberiana*

Hermosa la imagen, tal vez siga en otro lugar de la Tierra... por ahí.

Kath;À. dijo...

Triste pero cierto...

Denisse Black dijo...

Cada encuentro equivale a un despedida posible... Casi nunca tenemos en cuenta esto.

Estar preparados para esa despedida y decir lo que sentimos !

:D

Madame Vaudeville dijo...

Prefiero no pensar en despedidas y sí en libros por releer :)
Besos, relinda

mori dijo...

Aplausos!
Besos siberiana... siempre es un placer pasar por aca!

Jazmín Alejandra. dijo...

Yo diría que muchos si lo sabemos, pero no le tomamos la importancia de eso...

Jasonia dijo...

A mí me apenará más pensar en los libros que no he leído y que ya no tendré tiempo de leer.
Me alegra haber pasado por aquí.

Beso.

Estonetes dijo...

Que gran verdad, nacer es el principio del fin, no es triste, es lo que es.
Besos

Irene Adler dijo...

Nunca lo había pensado así, a lo mejor vivir es irse despidiendo. Desde luego es agridulce como las despedidas.
;)

Filadora dijo...

No me gusta decir adiós, mucho menos a la gente que quiero.

Un besazo!

P.D Pienso que tampoco es bueno pensar siempre en lo peor, en la posibilidad que quizás estas viendo a alguien por última vez. Sin embargo también creo que si lo pensaramos más quizás actuaríamos de modo muy distinto al que acostumbramos.

Flor S dijo...

Hay cosas que no se piensan, y la despedida debería ser una de ellas. Es real, pero olvidar ese pequeño hecho facilita el recuerdo inolvidable...

Besos, Siberiana!

P.D: ¿Es tuya la foto? Muy, muy buena!

Mario dijo...

Yo me quedo a vivir entre tus letras, para no irme jamás. Odio las despedidas.

Yo no me quedo para siempre en ningún sitio, odio la permanencia.

Así que me leas como me leas, entiendas lo que entiendas, puede ser otro acto de locura, como hace un par de textos. Es una locura leerte, otra locura quedarse, otra locura irse, otra locura no dejar de pensar cuándo volveré a sobrevolar tu dicción.

En fin, o algo así...

Te dejo un abrazo, sin despedidas.

Mario

Liux dijo...

Pues sí, peor por un lado creo que no se sufre tanto aunque si se pierde algo, en realidad no lo sé...